1-4. La lección táctica de Martí hunde al Mallorca

Amath culminando la mayor goleada encajada esta temporada en Son Moix (1-4). Foto: LFP.

Parecía el Día de la Marmota. El Mallorca jugando media hora de escándalo como en diez o doce partidos de esta temporada. Pero los partidos duran noventa minutos y ello lo supo aplicar Pep Lluís Martí con una lección táctica muy valiente. La clasificación se lo permite pero el baño visitante fue terrible. Los cambios en el Mallorca fueron testimoniales, posición por posición, algo totalmente incomprensible. El penalti de Yuste a Vitolo sacó la última gota de sangre que quedaba a un Mallorca fusilado por Martí con su pizarra. Un hombre que ha dado muchas lecciones como futbolista y ahora lo sigue haciendo como técnico. En mi opinión Olaizola no puede continuar ni un minutos más como entrenador del primer equipo.

El penalti de Yuste sacó la última gota de sangre que quedaba a un Mallorca fusilado por Martí con su pizarra.

Media hora no basta

Inicialmente Olaizola ha sido atrevido en la puesta en escena. Parece que el 4-4-2 es el sistema de juego que mejor le va a este Mallorca con Lago y Brandon arriba. La única novedad ha sido la ubicación de Angeliño un paso más adelante como extremo. El doble pivote se afianza con un Domínguez en creación y Sasa con un trabajo más sucio pero indispensable. El inicio del Mallorca fue espectacular pasando por encima del Tenerife. Fruto de ello a los cuatro minutos ya habían llegado dos ocasiones claras.

2017_02_25 Olaizola Marti

Con un rival desarbolado se atisbaba una primera parte muy buena. Dos minutos después Moutinho la puso como un guante y Domínguez pudo rematar su primer gol como mallorquinista. Lo que más me gustó fueron las bandas con mucho descaro. Angeliño es, para mí, un futbolista franquicia. Moutinho sigue entonado y propone la combinación de pausa y velocidad. La primera media hora fue de claro dominio siendo los de Olaizola una apisonadora. Pero el último cuarto de hora fue más abierto. Los de Martí empezaron a meterse y recortaron posesión.

Dr. Jekyll y Mr. Hyde

Los cambios de Martí fueron decisivos en el inicio de la segunda mitad dando entrada a Sanz y Tyronne por Oriol y Omar buscando la reacción. La apuesta táctica sorprendió al Mallorca con tres atrás y buscando superioridad en el centro del campo. Los de Olaizola tiraron el partido en el inicio del segundo periodo. Fruto de este despiste los tinerfeños aprovecharon el autogol de Raíllo y, a partir de ahí, empezó un descalabro total y una lección táctica de Martí. Vimos a un Mallorca sorprendido, sin capacidad de reacción y con un Olaizola atrapado tácticamente. Los visitantes se adueñaron del partido dando la vuelta con el golazo de Aarón. Un tanto que destapaba las vergüenzas de un equipo que invierte radicalmente su dinámica en un mismo partido. A partir de ahí el partido fue un querer y no poder. Una demostración de lo claras que tiene las ideas Martí fue en la incorporación de un central como Aitor Sanz de pivote defensivo y rectificar para encontrar la reacción.


Fotos: LFP.

Sobre Jordi Borrell

Ex futbolista del Mallorca B y Constancia. En el filial coincidió con Pep Lluís Martí, Miki Garro o Raúl Pareja. Ex miembro de la secretaría técnica del fútbol base del RCD Mallorca durante diez años.

Deja un comentario

*