La hora de Recio

2018_08_09 Molango, Recio, Moreno

Afortunadamente este sábado se acabará la pretemporada del RCD Mallorca con el Ciudad de Palma. Un clásico venido a menos desde hace años. Hoy los trofeos de verano ni los amistosos interesan a nadie que no sea el entrenador del equipo de los disputa. El aficionado español disfruta de fútbol de gran nivel durante diez largos meses al año gracias a las televisiones como para perder un minutos de sus vacaciones viendo costelladas como el Málaga-Mallorca de este miércoles. A esta circunstancia hay que añadirle la poca seriedad que existe en las organizaciones hasta el punto de que en el último amistoso del equipo rojillo no aparecieron los colegiados designados teniendo que echar mano de un trío de Segunda B que pitaba un partido de regional en un campo cercano.

Las llegadas de Valcarce, Castro, Rodríguez, Stoichkov o Moyita son el fruto de mucho seguimiento y negociaciones lentas con intermediarios.

Los ensayos del míster

Lejos quedan aquellos espectaculares trofeos Carranza, Teresa Herrera o Colombino, entre otros históricos, con los mejores clubes de Europa y Sudamérica. Los tiempos cambian y los grandes han emigrado a EEUU y países asiáticos. El dinero, audiencias y marketing han acabado con el romanticismo de los clásicos nacionales. Espero que Moreno haya sacado provecho a los partidos que, para el resto de humanos, son infumables. Infinidad de cambios de jugadores, sistemas y estrategias que se nos escapan a todos los que no estamos en posesión, como mínimo, del carnet de entrenador UEFA. Ahora llega la hora de la verdad y, como comentaba el periodista Sebastià Adrover, ya estamos cansados de escuchar hablar de sensaciones. Pero todavía nos queda una semana después de la AD Alcorcón antes del gran día frente a Osasuna donde me temo que seguirán mandando las sensaciones aunque, el día después, se comenzará a opinar sobre la realidad del Mallorca 2018/19.

Valcarce perseguido por un rival en el amistoso ante el Málaga en Marbella. Foto: RCDM.
Valcarce perseguido por un rival en el amistoso ante el Málaga en Marbella. Foto: RCDM.

La hora de Recio

El nombre de Javier Recio comenzará a tener protagonismo. No hay que olvidar que, para lo bueno y para lo malo, él es el cerebro de la operación fichajes. El director deportivo se lo ha trabajado ya que lleva en el protecto desde semanas antes del ascenso. Las llegadas de Valcarce, Castro, Rodríguez, Stoichkov o Moyita no son ofrecimientos, intercambios o intereses empresariales de la propiedad. Son el fruto de mucho seguimiento y negociaciones lentas con intermediarios que ven el negocio de su vida al saber que es el Mallorca quien pretende a su representado. Recio es un tipo auténtico que, con mayor o meno acierto en sus proyectos, en este mercado de segundo nivel se mueve a las mil maravillas. Con el ascenso queda demostrado. Siempre le quedará el argumento del tope salarial si los fichajes no rinden y los que se han quedado no dan el nivel para jugar en la Liga123, que es una de las grandes dudas. Mientras tanto, y muy en contra de lo que piensan muchos, Molango solo mira y hace números. No ficha.


Portada: Molango, Recio y Moreno en sa Pobla (TTdeporte.com).

Sobre Tomeu Terrasa

Comunicador dedicado durante más de 30 años a la información deportiva. Ha narrado al RCD Mallorca en Primera y Europa además de acompañar a Moyà y Nadal alrededor del mundo desde 1997.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *