Agrediendo a tu futuro

2016_12_13-arbitro

Las agresiones y peleas en el fútbol es triste que ya uno las encuentre el pan de cada día. Es preocupante la falta de responsabilidad de los que se ven envueltos en dichas situaciones y la ausencia de autocontrol. El último caso se produjo en Zaragoza en un partido de primera regional, uno de los jugadores se abalanzó sobre el colegiado golpeándole fuertemente dos veces consecutivas, tras este señalar penalti cometido por el equipo del agresor. El caso ha llegado a las televisiones dado que la edad del colegiado ha sido un agravante (18 años).

No se puede obligar a alguien a ir al psicólogo como “castigo” para cumplir sanción. Sería un trámite más.

Sanción

Hay que señalar que, para estas situaciones, lo mejor que se puede hacer es poner una sanción a la altura de la situación. Así cómo muchas veces se ha hablado que para volver a algún terreno de juego o grada debería pasar por el psicólogo deportivo, no creo que esa sea la mejor solución aunque puede que tire piedras sobre mi tejado. Si un espectador inicia un altercado en una grada, se le debe imponer una sanción económica y una prohibición a presenciar cualquier competición en dichas instalaciones. Para revertir esta situación el interesado debería ponerse en manos de la ley y ahí sí que podría entrar un psicólogo como perito. Si un jugador agrede a un colegiado debe recibir sanción ejemplar, sean temporadas sin poder jugar o el fin de sus carreras deportivas, por ello cuando agredes a alguien en el contexto deportivo, únicamente agredes a tu futuro y tus intereses.

Formación

Así cómo hay deportes que -por la inversión que suponen- no cualquier persona los pueden practicar, el fútbol es un deporte al que prácticamente cualquier familia o persona puede acceder. Por tanto, la diversidad es mucho mayor en cuanto a personas: diferentes calidades de vida familiar, niveles de formación o estudios, nacionalidades, gran variedad de clubes y filosofías, etc. No es de extrañar que se vea de todo en un partido de fútbol, en parte gracias a que no se controla esta diversidad ni se forma a esta diversidad.

Prevención

Si bien muchos clubes modestos consiguen ahorrar para aportar un fisioterapeuta, cada vez se ve más imprescindible la figura del psicólogo deportivo para la formación de técnicos, jugadores y familiares. Transmitir valores, gestionar emociones y otras facetas son las que se espera de un trabajo psicológico en un club. Así pues, las agresiones se condenan y castigan con un peso considerable, dado que son intolerables. No se puede obligar a alguien a ir al psicólogo como “castigo” para cumplir sanción. Sería un trámite más. Ahora bien, ¿por qué si ocurre lo que ocurre, no se destina presupuesto desde clubes, federaciones, CSD o gobierno para que se de esta formación y así prevengamos todas estas barbaridades?

La mayor desgracia es que se haga noticia de una agresión, y no se haga noticia que en el deporte mucha gente necesita formación, valores y conocimientos y nadie está aportando al psicólogo deportivo para prevenir estos problemas. Mejor prevenir que curar.

2016_07_10 Logo psicologo

Sobre Óscar Bueno

Psicólogo deportivo mallorquín y entrenador avanzado de fútbol. Trabaja con deportistas profesionales y amateur, jóvenes y veteranos de distintos deportes. Ha colaborado con el RCD Mallorca, BSA-Palma Air Europa o la Vilas Tennis Academy. Puedes encontrar más en www.oscarbueno.es

Deja un comentario

*