Amor propio, ¿suficiente?

2017_09_17 Gerard Oliva

Gerard Oliva rescató un punto en el minuto noventa y Guillem Vallori pudo haber cluminado la remontada en un último cuarto de hora de locura (2-2). A falta de quince minutos parecía sentenciado el técnico Armando De la Morena con el marcador de cero a dos ante el At. Saguntino. La grada se iba vaciando, tras el segundo tanto de Nuha, consciente de que una semana más se marchaba a casa sin ver ganar a su At. Balears. El penalti sobre Francesc Fullana, que él mismo transformó en el minuto treinta, estimuló el amor propio de un equipo mermado también anímicamente por la lesión de Xisco Hernández.

En caso que este empate avale la continuidad de De la Morena se deberá asumir también que solamente puede aspirarse a la permanencia.

Frágiles

El equipo de Sagunto salió con las ideas mucho más claras y no logró su cuarto triunfo consecutivo al no saber matar el partido. Ya desde el segundo minuto inquietaron la salida de balón con los pies de un nervioso Carl Klaus. Las ocasiones se fueron alternando aprovechando las facilidades defensivas de una débil zaga blanquiazul. Las fichas ofensivas locales se veían incapaces de generar peligro real. Kike López y Julio Delgado no gozaban de profundidad en bandas y Xisco no lograba tampoco asociarse con la referencia atacante de Oliva. Con el dorsal siete lesionado y sin dar señales de vida, De la Morena decidió agitar el equipo introduciendo a un central como segunda punta. Vallori se situó al lado del nueve en una desesperada medida que dejaba al descubierto la defensa tomando riesgos.

Armando De la Morena observa impotente desde el área técnica la involución de su equipo. Foto: GuiemSport.
Armando De la Morena observa impotente desde el área técnica la involución de su equipo. Foto: GuiemSport.

Permanencia

En caso que los dirigentes del At. Balears den por bueno este empate -y con ello avalen la continuidad del técnico- deberán asumir también que solamente puede aspirarse a salvar la categoría esta temporada. Este domingo el equipo demostró tener amor propio reaccionando, pero no basta. No es suficiente para alcanzar el PlayOff por puntos de distancia ni por imagen. No se puede dejar la suerte a merced del caos táctico que tuvo que plantear encontrándose un penalti salvador y una pillería del killer del equipo sobre la bocina. Sobre la rajada hacia los medios en sala de prensa de De la Morena os hablaré mañana…

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*