Asalto al número uno

2017_08_05 Nadal 01

Rafel Nadal tiene en Montreal el segundo intento en este 2017 de arrebatarle el número uno del mundo a Andy Murray. Tras la eliminación en octavos de final en Wimbledon, el manacorí se presenta con nuevas opciones tras la baja del tenista escocés. Para rubricarlo debería alcanzar como mínimo las semifinales del sexto Masters 1000 del curso. O, lo que vendría a ser lo mismo, Nadal está a tres victorias en Canadá de volver a ser número uno del mundo por cuarta vez en su longeva carrera.

El cuarto asalto al trono sería especial si tenemos en cuenta que también Carlos Moyà -número uno en 1999- está en su equipo.

Hoja de ruta trampa

El tenista de Manacor ya se encuentra en la capital del Quebec preparando su debut en el torneo. Tras realizarse el sorteo del cuadro, vemos un camino trampa. Partiendo como primer cabeza de serie, con Roger Federer en la otra mitad del cuadro, el ganador de quince títulos de Grand Slam debutará en segunda ronda ante el vencedor del partido que enfrentará al croata Borna Coric y a un tenista de la fase previa. A partir de octavos es cuando se complica la hoja de ruta. Por su lado van jugadores como el cañonero estadounidense John Isner o el argentino Juan Martín del Potro. Sin duda un test de altura ante patrones de juego muy incómodos sobre el cemento canadiense. En cuartos, en un partido que sería el match ball para el número uno, quedó encuadrado el cabeza de serie local Milos Raonic. Un tenista que también se adapta a la perfección a esa superfície sin apenas otorgar ritmo al rival. En caso que el manacorí hubiese rubricado el trono del tenis mundial, podría cruzarse en semifinales con una de las revelaciones del año como Alexander Zverev.

Nadal junto a todo su equipo en la Philippe Chatrier tras conquistar su décimo Roland Garros. Foto: FFT.
Nadal junto a todo su equipo en la Philippe Chatrier tras conquistar su décimo Roland Garros. Foto: FFT.

Cuarto trono

Nadal fue número uno del mundo por primera vez en 2008. También en este tramo de temporada, la gira americana de cemento, culminó con los puntos necesarios para destronar a Roger Federer. Esa temporada el manacorí había arrasado en París levantando su cuarto Roland Garros sin ceder un solo set. Un mes después volvería a doblegar al suizo en la histórica final de Wimbledon resuelta en un inmenso quinto set. Dos años después, en 2010, recuperaría de nuevo la cima del tenis mundial en Roland Garros. Ganó su quinta Copa de los Mosqueteros y aprovechó el tropiezo de Federer en cuartos. El tercer y último llegó en 2013. Era el año de su regreso y lo arañó A Djokovic en la gira asiática en otoño tras alcanzar la final del Abierto de China. Ese año el de Manacor regresó tras un parón de siete meses por culpa del calvario de su maltrecha rodilla. Reconquistó su octavo Roland Garros y una impecable gira americana -ganando Canadá, Cincinnati y US Open de tira- le permitió subir y terminar el año como mejor raqueta del planeta tenis. Sin duda el cuarto asalto al trono sería mucho más especial si tenemos en cuenta que también Carlos Moyà -número uno en 1999- está en su equipo.


Portada: Nadal en el Abierto de China donde alcanzó el número uno por última vez en 2013.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*