El ascenso se aleja

2016_11_28-mallorca

El ascenso directo -que marca el Girona- se escapa ya a ocho puntos del Mallorca. Cierto es que la competición sigue igualadísima entre el resto de 20 equipos -descontando el Sevilla Atlético- que lucharán por las cuatro plazas de PlayOff y evitar las cuatro de descenso. Pero, el primer objetivo y caramelo más apetitoso, empieza a no verse al final de los 42 kilómetros que dura esta maratón de la Segunda División.

Pensar en PlayOff también se ve lejos cuando, en 142 jornadas, no has pisado todavía la zona de los seis primeros.

Poco margen

En una competición tan igualada, y más este año, ocho puntos son demasiados a estas alturas. Es cierto que, en otras campañas, el Mallorca tenía mayor desventaja en la jornada 16 respecto al segundo clasificado. Pero, en algunos casos, la temporada no gozaba de la misma equidad entre los equipos. El Mallorca de Oltra -cesado en Córdoba esta jornada- estaba a 6 puntos del Deportivo en el curso 2013/14 en esta misma jornada. Un año después, los de Karpin estaban a 13 del Sporting. Pero esa temporada los de arriba marcaron diferencias ya desde el inicio. Hace justo doce meses el conjunto dirigido por Gálvez -que acababa de debutar con victoria ante el Albacete- se situaba 11 puntos por debajo del Alavés.

Cuestión de perspectivas

Pero, la temporada pasada, el Mallorca tenía puesto el punto de mira en salir de abajo. Hoy hablamos de estabilidad, lograr dos victorias consecutivas y aprovechar la inercia. Una dinámica que, ante el Elche, se quebró. Las cinco jornadas invicto se vieron interrumpidas por la quinta derrota del curso. Si atendemos a los números de Vázquez a principio de temporada, un equipo que aspirase al ascenso directo solo se podía permitir 9-10 derrotas en todo el año. Y ya van la mitad mucho antes de terminar la primera vuelta. También hablaba el técnico gallego de sumar 20 victorias. Tal vez este año no harán falta tantas. Pero, por ahora, solo se llevan cuatro y -lo peor de todo- es que no se enlazan dos consecutivas desde enero.

Frialdad

Seguramente los entendidos de fútbol verán una lectura distinta a la crudeza numérica. Pero, por ahora, los síntomas no invitan al optimismo del ascenso directo. De seguir esta dinámica -tanto el Mallorca como la competición en su rumbo- la exigencia será seguir posicionado a no más de dos partidos del PlayOff para tratar de asaltarlo en el tramo decisivo de la competición y probar suerte en la locura de los quince días posteriores a terminar la liga. Pero pensar en la promoción también se ve lejos cuando, en 142 jornadas, no has pisado todavía la zona de los seis primeros clasificados.


Foto portada: LFP.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*