Cuarta raqueta mallorquina

2017_04_11 Munar 01

Jaume Munar es la cuarta raqueta insular que se empuña para defender al equipo de Copa Davis en el Grupo Mundial. El santanyiner sucede a Alberto Tous, Carlos Moyà y Rafel Nadal. Es cierto que Munar ya fue convocado en Vladivostok ante Rusia en 2015, pero no llegó a debutar como sí hizo el pasado fin de semana en Belgrado. Por más que la eliminatoria estaba decidida desde el sábado, el joven mallorquín pudo al fin saltar a la pista ante Dusan Lajovic. Conchita Martínez confió en él tras la baja de última hora de Marcel Granollers. Munar es el número 245 del ránking ATP. Pero la capitana, ante las renuncias de jugadores con mejor clasificación, decidió mirar hacia el futuro.

Como mallorquín y amante del tenis, es un orgullo ver a un rookie de Santanyí asumiendo el relevo.

Buscando alternativas

El calendario dificulta mucho que los tenistas asentados en el Top100 acudan con regularidad a dicha competición con el fin de pelear por el título. Más cuando los Nadal, Ferrer, Verdasco, Feliciano, Almagro y un largo etcétera ya tienen varias ensaladeras en su palmarés y sacrificaron su planificación en el pasado y la mayoría de ellos están en los 30 años. Conchita viene apostando por Bautista -consolidado en el Top15- o el joven valor asturiano Pablo Carreño ya en Croacia. Esta vez se atrevió también con Munar. El papel de los Marc López y Albert Ramos es aportar su experiencia en eliminatorias dentro del cuarteto. Además López es el doblista más laureado de nuestro tenis.

2017_04_11 Munar 02
Jaume Munar, en el centro, bromeando con Marc López antes del sorteo del orden de juego en Belgrado. Foto: ITF.

Un rookie de Santanyí

Desde fuera el razonamiento simplista apunta a que este equipo no era de garantías para batir a Serbia de visitante y más contando con Djokovic. Debemos cambiar el chip. España viene de haber tenido que tirar de sus estrellas para recuperar su plaza en el Grupo Mundial. Se ha mantenido la categoría pero tal vez esa será la tónica a partir de ahora. Hasta el año 2000 no llegó la primera ensaladera y se han sumado cinco hasta 2011. Los Bautista, Carreño, Munar y los que vengan deberán curtirse primero en una competición que, de no introducir cambios, está condenada a extinguirse. Tal vez solo pueda salvarla el hambre que los Kyrgios, Thiem, Zverev y resto de la llamada Next Gen -siguiente generación del tenis- tengan en buscar el protagonismo que no les otorga, por ahora, el circuito. Nuestra nueva guardia son los ya citados y, como mallorquín y amante de este deporte, es un orgullo ver a un rookie de Santanyí asumiendo su parte del relevo.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*