De Palmanova a París

2018_06_04 Nadal 01

Además de ganarse un billete para los cuartos de final de Roland Garros, la victoria ante Maximilian Marterer significa el triunfo número 900 en su carrera profesional. El manacorí eleva su listón para seguir la estela de leyendas como Vilas (929), Lendl (1.068), Federer (1.149) y Connors (1.256). En sala de prensa destacó algunas de las más importantes a lo largo de estos últimos dieciséis años como el duelo ante Roddick en la Copa Davis (2004), Coria en Roma (2005), Federer en Wimbledon (2008) y Australia (2009), Söderling en Roland Garros (2010), Djokovic en el US Open (2010 y 2013) además de la última final en París que supuso la décima Copa de los Mosqueteros el años pasado.

Mi primera victoria en el Mallorca Open 2002 me abrió la puerta a jugar bien y ser regular.

Su primera vez

Pero la primera de todas ellas llegó un 29 de abril de 2002 en casa. Un joven Nadal de 15 años recibió una invitación en el último Mallorca Open celebrado en Palmanova antes de trasladarse a Valencia. El actual número uno del mundo se impuso a Ramón Delgado (6/4 6/4). “En aquel momento tampoco significaba nada más que una victoria más en un torneo ATP que no era mi realidad porque no tenía el nivel”, confesó deiciséis años y 899 victorias después. El vigente campeón del abierto francés recordó que, entonces, era “un joven de 15 años al que le ofrecían una buena oportunidad y se dio que pude ganar”. No obstante fue honesto al recordar, entre risas, que “luego en la segunda ronda me pegaron una buena paliza”. Así fue, el belga Olivier Rochus logró eliminarle tras imponrse por un doble seis a dos.

Nadal durante una entrevista con la televisión local de Vigo en 2002. Foto: YouTube.
Nadal durante una entrevista con la televisión local de Vigo en 2002. Foto: YouTube.

Trampolín

“Fue un inicio de lo que después significó un año importante”, destacó Nadal. El mallorquín ganó quince puntos ATP que le permitieron despegar en 2003 “para entrar en muchos Futures”, explicó. El campeón de 16 grandes empezó a forjarse llevándose el título en los torneos ITF Alicante, alcanzando las semifinales en Gandia y triunfando de nuevo Vigo. En el recuerdo del tenista queda que ese partido “me abrió la puerta para poder ser regular y jugar bien” pero admitía con honestidad que la ATP “en ese momento no era mi liga todavía”.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *