Este muerto está muy vivo

2017_05_11 Mallorca

Sigo creyendo que la permamencia del Mallorca está muy complicada. Es cierto que las dos últimas victorias relanzan el entusiasmo pero el partido de Pucela es un arma de doble filo. El Valladolid se lo juega todo para entrar en PlayOff y, de no ganar, los rivales directos pueden aumentar la distancia respecto a los de Barjuán. Puede que el recuerdo de la última visita al estadio José Zorrilla lleve al mallorquinismo a desatar la euforia de la última jornada de la pasada campaña. Pero no nos engañemos. Este partido, aunque se gane, todavía no será definitivo como sí lo era en esa ocasión. Y muchos dirán que en esa ocasión tampoco dependíamos de nosotros y todos estos argumentos, pero el Valladolid ya estaba salvado y con medio equipo con las maletas hechas.

La gran paradoja de una entidad que como club ya está en Segunda B y clasificatoriamente puede estarlo también pronto.

Doce meses después

Precisamente el hecho de no ser un partido definitivo ha frenado una afluencia masiva de aficionados al desplazamiento organizado el sábado. El mallorquinismo se siente engañado por el club. Antes el precio era de 160 euros y ahora lo han rebajado. Ello ha significado que algo se ha hecho mal y no es culpa de Air Europa ni Halcón Viajes. Ahora el club se siente atrapado porque no será el mismo espíritu de hace casi un año. Como tampoco ha caído el Mallorca en el hecho de que el último partido fuera de casa -penúltima jornada- y que seguramente sí será decisivo, coincide con la final de Champions y trastocará toda la cuestión de flota de aviones al disputarla el R. Madrid y querer desplazar masivamente a sus aficionados a Cardiff. Ya sucedió en Sevilla que no calcularon que la Feria de Abril se celebraba esa misma semana y no encontraron un solo hotel con plazas disponibles en Sevilla capital.

Aficionados llenando la grada visitante del José Zorrilla la temporada pasada. Foto: Fútbol Balear.
Aficionados llenando la grada visitante del José Zorrilla la temporada pasada. Foto: Fútbol Balear.

Cardiff vs Anduva

La improvisación en el Mallorca llega hasta estos extremos. Como profesionales de la comunicación nuestra obligación es contemplar todas estas variables para evitar sustos de última hora que puedan impedirnos llevar a cabo nuestro trabajo. Siguiendo el ejemplo del partido del Pizjuán, tuvimos que reservar seis meses antes uno de los hoteles adyacentes al estadio sevillista. No quiero pensar que el Mallorca llegue jugándose la vida a Anduva y, con un Mirandés descendido y unas gradas vacías, el equipo no pueda sentirse local gracias a un desplazamiento masivo y perfectamente organizado por la falta de previsión de club y federación de peñas. Air Europa y Halcón Viajes seguro que llevan meses recibiendo llamadas de peñas madridistas y atléticas para ver cual de los dos llegaba a Cardiff y tener preparado todo el operativo. Solo un milagro puede arreglarlo o tirar del antiguo método del empleado que pedía vuelos chárter en su perfil personal de Facebook. Esta es solamente una muestra más del estado de podedumbre de un club desestructurado. Por eso lo de aquella expresión de “este muerdo está muy vivo”. La gran paradoja de una entidad que como club ya está en Segunda B y clasificatoriamente puede estarlo también pronto.


Foto portada: LFP.

Sobre Alejandro Jurado

Comunicador especializado en la información deportiva. Ha cubierto la información y narrado los partidos del RCD Mallorca como Jefe de Deportes de IB3 Radio, Radio MARCA y Versió Reial FM.

Deja un comentario

*