¿Experiencia o juventud?

2017_03_16 Mallorca

Cuando entramos en momentos decisivos para la consecución de los objetivos, una de las muchas cuestiones que nos aparecen a los entrenadores es la de tirar de jugadores experimentados o de los jóvenes. La edad del futbolista y su experiencia puede tener más peso o menos en función de cada entrenador. Aun así, si juegan unos y el equipo gana, no habrá problema. Pero si no se gana, siempre estará el debate de por qué no jugaron los otros.

Creo en un sistema y modelo que se adapte a los jugadores y no invente nuevas posiciones para introducir nombres en vez de hombres.

Trabajo vs talento

En algunos entrenamientos a la hora de realizar un partido en el que no buscamos trabajar principios sobre nuestro modelo de juego o del propio sistema -sino que buscamos más la diversión o el trabajo físico- proponemos dos equipos con características diferentes. Por un lado un equipo con jugadores de la línea defensiva y centrocampistas con un perfil más trabajador y de mayor esfuerzo físico. Por el otro, los centrocampistas de mayor creación y los delanteros. En estos partidos casi siempre gana el equipo que tiene los jugadores más sacrificados. Suelen ser más solidarios con los compañeros, no suelen discutir entre ellos y se entregan más al trabajo y al orden. Mientras que el otro equipo, el de los talentosos, carece casi siempre de todo lo dicho anteriormente e incluso añaden otras cosas tales como regates en zonas peligrosas, no se esfuerzan en recuperar el balón tras perderlo, solo corren hacia delante, no piensan en defender y éstos sí discuten más que los otros… No obstante, todos son necesarios. Conseguir la harmonía entre unos y otros es a veces lo más complicado. Jugar como local o visitante o el escenario de un mismo partido que se ha visto alterado por algún gol o por alguna expulsión, son factores a tener en cuenta a la hora de utilizar a más jugadores de un perfil u otro.

Hombres y no nombres

Existe una idea en el fútbol no escrito de que, en zonas defensivas, es mejor colocar a jugadores con experiencia. Si ha de jugar alguno joven, que lo haga mejor en un lateral antes que de central. En el centro del campo, más de la mitad de los hombres, también deben ser experimentados. El resto de centrocampistas más los jugadores de posiciones adelantadas ya sí pueden ser jóvenes o con menos oficio. A mí esto ni me convence ni creo en ello. Sí creo en el futbolista y en su compromiso más que en su DNI. Si solo jugaran jugadores por su experiencia adquirida nunca habría sitio para los jugadores jóvenes. Creo en un sistema y modelo de juego que se adapte a los jugadores y no inventar nuevas posiciones para introducir nombres en vez de hombres. Por lo tanto a la hora de tomar la decisión de qué jugador es por el que se ha de apostar en momentos claves, la experiencia adquirida no tendría que ser decisiva y si tendrían que serlo otros aspectos tales como: actitud, ambición y pasión por lo que se está haciendo. Jugador que carece de esto no tendría que formar parte de un grupo que está luchando por conseguir el objetivo marcado a principio de temporada o ese nuevo y diferente objetivo al que la competición te ha llevado finalmente.


Foto portada: LFP.

Sobre Dani Gómez Paniza

Entrenador de fútbol nacional UEFA PRO. Ha dirigido al Juvenil A del At. Baleares, Andratx en (Preferente y Tercera) y At. Rafal (Tercera División). Analista de fútbol en radio y ahora también en ttdeporte.com.

Deja un comentario

*