La familia rejuvenece a Federer

2018_01_29 Federer 01

“Sin el apoyo de Mirka, haría muchos años que no estaría jugando al tenis”, sentenciaba Roger Federer en rueda de prensa sobre su esposa tras ganar su sexto Open de Australia y vigésimo Grand Slam. El tenista suizo quiso reconocer el papel que juega la familia en su resurrección deportiva a los 36 años. “No puedo pasar más de dos semanas sin ver a mis hijos y ella es la que asume el esfuerzo de viajar con ellos”, agregaba. “Si ella dijera que no, esta vida no funcionaría”, aseguraba.

Federer es felíz sabiéndose un privilegiado que disfruta de un lujo al alcance de muy pocos.

Equilibrio

Con cuatro criaturas a cuestas, Federer sigue agrandando su palmarés de títulos de Grand Slam. Ello va más allá de los cambios técnicos que Ivan Ljubicic haya podido inclulcarle o del trabajo de prevención de lesiones. El suizo ha encontrado el equilibrio para conciliar familia y vocación. Mirka, su esposa, une esas dos facetas de su vida. Como extenista profesional entiende bien como funciona este complicado mundo del circuito profesional. Como madre de sus hijos comparte la necesidad de mantener el vínculo emocional con los pequeños.

2018_01_29 Federer 02

Quimera

Antes de que llegaran las dos gemelas, eran compañeros de viaje en el circuito. Federer no podía soportar la soledad de los hoteles o las horas muertas entre entrenamientos, partidos y aeropuertos. El de Basilea ha podido cambiar de entrenador varias veces en los últimos años, pero Mirka siempre estuvo allí. Con el nacimiento de los dos gemelos se antojaba una quimera mantener reunido el núcleo familiar. Pero no hay nada imposible para quien ha levantado 20 veces un título de Grand Slam.

Estímulo

Mientras la mayoría de compañeros llega al hotel y solo tiene ganas de dejar el raquetero y las bolsas de ropa al lado de la cama para desconectar del mundo, los Federer son felices bañando a los pequeños, cenando juntos y poder compartir momentos irrepetibles de su crecimiento. Es en ese kaos donde el suizo encuentra la paz que le permite cargar las pilas para soportar seguir en lo más alto de un negocio tan exigente como el tenis profesional. Evidentemente está también saber escoger adecuadamente el calendadio, obvio. Pero no tener que estar pendiente de los cambios horarios para saber algo de tus hijos ni tener que verles a través de una pantalla, es el estímulo que le permite jugar liberado, sonreír en las entrevistas y poner siempre buena cara en los agobiantes actos promocionales; sabiéndose un privilegiado que disfruta de un lujo al alcance de muy pocos.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *