El gran salto de Munar

2017_08_07 Munar 02

Este lunes Jaume Munar aparece, por primera vez en su carrera, entre las 200 mejores raquetas del planeta. El santanyiner devoró cien puestos en una semana gracias a su triunfo en el clásico torneo de El Espinar en Segovia. El tenista de 20 años agrega a su palmarés un título del circuito Challenger, la antesala de la ATP. Este paso adelante no es solamente cuantitativo, sino también cualitativo. Ha demostrado también que no le ha sentado nada mal regresar de Barcelona para ingresar en la Academia de Rafel Nadal en Manacor. Está más cerca de casa, cuenta con los mejores medios y viaja acompañado por alguien de la máxima confianza del número dos del mundo. Tomeu Salvà conoce a la perfección la cara B de este deporte. La de los ingratos Futures y los siempre complicados torneos Challenger.

El santanyiner devoró cien puestos en una semana gracias a su triunfo en El Espinar.

Paso adelante

Durante la semana Munar dejó un importante aviso con un triunfo de calidad sobre un Marcel Granollers que partía como principal favorito. Superó un test de lucha, sacrificio y desgaste ante su hermano Gerard demostrando que sabe sufrir en situaciones comprometidas levantando desventajas sin dar su brazo a torcer. Precisamente tampoco le tembló la mano en la final liquidando a De Miñaur en dos parciales demostrando madurez y descargando toda la tensión con un grito de rabia al cerrar el encuentro. El de Santanyí llevaba una primera mitad de curso discreta entre lesiones y cambios en su planificación. Ahora podrá encarar la recta final con un ranking que le permitirá acceder con mayor comodidad a los cuadros Challenger y optar a más previas de torneos ATP. Precisamente en 2016 también no logró despegar hasta el mes de mayo cuando encadenó varios títulos Futures tras desquitarse de un arranque complicado.

Munar y Salvà mordiendo el trofeo de campeón del Challenger de El Espinar (Segovia). Foto: Twitter.
Munar y Salvà mordiendo el trofeo de campeón del Challenger de El Espinar (Segovia). Foto: Twitter.

Nadal también ganó El Espinar

Munar necesitaba un empuje moral de este calibre. Todo tenista en su transición de junior a profesional le tiene pánico a quedarse estancado en esa escalada a la cima. La nueva generación quiere llegar muy rápido pero, normalmente, el camino requiere paciencia y madurez para medir los tiempos y gestionar los cambios. Las comparaciones son odiosas y que te pongan a Nadal de ejemplo al lado, no es fácil. El manacorí también ganó en El Espinar hace catorce años. En 2003 ya había debutado en un Grand Slam y las lesiones le impedieron poder explotar hasta 2005. El santanyiner ya no tiene tiempo de entrar en la previa del US Open pero, si es regular en los Challenger o accede a algún cuadro ATP, podría mejorar su clasificación para encarar el 2018 con otra perspectiva y mucha más experiencia.


Portada: Munar celebrando un punto durante su participación en el torneo (@Tenis_Espinar).

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*