Levantamiento en Son Bibiloni

2017_04_06 Miralles 01

Santi Miralles ha dimitido. El máximo responsable del equipo juvenil División de Honor del Mallorca no está de acuerdo con la filosofía del nuevo director del fútbol base Juanma Pons. Entiendo que ahora está disgustado y enfadado. No quiero poner ninguna palabra en su boca pero, conociéndole, estará decaído. Si hay alguien metódico y amante de su trabajo, ese es Miralles. Pero, en esta vida, no siempre puedes hacer lo que te gusta y del modo que uno prefiere. Este circo da muchos tumbos y hay etapas donde se debe aceptar que hay gente por encima de tu rango y que llevan una línea distinta a la tuya. También ha decidido dejar el club el coordinador de metodología Damià Estelrich. Gaspar Sastre –entrenador del Mallorca B juvenil- y Carlos Muñoz -San Francisco- también podrían seguir sus pasos. En principio quien tiene todos los números de ocupar el lugar de Miralles es Julián Robles. El año pasado fue el segundo entrenador de Javier Olaizola tanto en el filial como en su etapa en el primer equipo.

Molango y Recio lo tienen claro y no les temblará la mano para seguir con la refundación.

Nuevas ideas

Pons ha llegado con la intención de cambiar el sistema de trabajo en la ciudad deportiva reconociendo que, a pesar de haber buenos profesionales, implantará novedades metodológicas. Entre ellas, por ejemplo, que los equipos base deben jugar como el primer equipo. No quiere que sean independientes y pretende que se utilice la misma estrategia y sistema del equipo dirigido por Vicente Moreno. El sentido común me dice que en el segundo y tercer equipo deben hacerlo de este modo. El Castilla y el Barça B, con sus matice, así lo hacen. Miralles es una bellísima persona. En su momento aposté por él para el primer equipo en el futuro. Su fuerte personalidad le ha llevado a dimitir. Aunque insisto que no es lo mismo Son Bibiloni sin el señor Carlos Sureda. El antecesor de Pons se marchó antes de que le echara el club. No estaban contentos con él.

Juanma Pons -ángulo superior derecho- en el palco de Peralada junto a la cúpula del club. Foto: RCDM.
Juanma Pons -ángulo superior derecho- en el palco de Peralada junto a la cúpula del club. Foto: RCDM.

Nido de serpientes

¿Cuánto tiempo hace que os lo digo? El fútbol base siempre estuvo al margen de la ley. Iban por un lado y el primer equipo por otro. Serra Ferrer trató de unificarlo y así le fue a sus compañeros de viaje en el proyecto. No quiero olvidarme del apuñalamiento de Carlos Sureda a mi estimado Toni Prats. Es uno de los más grandes conspiradores de la época moderna del club. Escondido y sin dar la cara, ese era su perfil. Ahora que están tan de moda las puertas giratorias, Sureda ha recalado en una agencia de representantes. Ahora que ya no está y ha llegado alguien que quiere imponer orden, no les va bien.  Esto es lo que hay. La refundación del Mallorca es un hecho consumado. Molango y Recio lo tienen claro: al que no le vaya bien, ya sabe donde está la puerta. Nadie tiene garantizada su continuidad. Si desde la planta noble se les pilla en un renuncio, no les temblará la mano. No solamente en Son Bibiloni, también en las oficinas.


Portada: Santi Miralles en una foto de archivo.

Sobre Tomeu Terrasa

Comunicador dedicado durante más de 30 años a la información deportiva. Ha narrado al RCD Mallorca en Primera y Europa además de acompañar a Moyà y Nadal alrededor del mundo desde 1997.

Deja un comentario

*