Ley del silencio

2016_11_17-messi-01

Además del golazo que metía ante Colombia, Messi tenía mucho más que decir. Acompañado por todos sus compañeros de selección, no se mordió la lengua; todos dijeron NO a la prensa argentina. Los motivos, ¿justificados?

Nos hemos acostumbrado a convivir con el carroñerismo en los medios… ¿culpa del espectador o del mensajero?

Twitter arde

Argentina estalló por una serie de tuits que publicaba Gabriel Anello -periodista de Radio Mitre- en los que dejaba caer que si Lavezzi no era titular era por haber consumido un porro de marihuana en la misma concentración. Aunque lo decía en forma de pregunta (no afirmación), ya no pudieron más. Los futbolistas de la albiceleste se plantaron al considerar ser perseguidos por la prensa de forma continuada e irrespetuosa y “entrando incluso en temas personales”, según dijo el astro.

El periodista argentino se limitaba a dar a conocer una información que le había llegado vía Whatsapp. Nunca sabremos si fue contrastada pero la lanzó a la ‘maquiavélica’ red llamada Twitter y prendió la llama. Aficionados, hinchas, medios de comunicación lo dieron por algo seguro sin pararse un sólo segundo a pensar que esa información pudiese no ser cierta.

Comparecencia del planel albiceleste para comunicar el plantón ante los medios.
Comparecencia del planel albiceleste para comunicar el plantón ante los medios.

Twitter demostraba de nuevo que es capaz de dar por hecho lo que cualquier individuo publica. La gran fuerza de las redes hacen que salten noticias que antes ni tan solo pasaban los filtros de los medios convencionales. Todos somos iguales en las redes; todos comunicamos. Los periodistas somos los que tenemos que cuidar nuestra identidad online para que los seguidores puedan ver en nosotros la fuente fiable que ven -o deberían ver- en los medios tradicionales.

Justos por pecadores

Por otra parte, medios y jugadores saben dónde está la línea roja y que unos necesitan a otros. Argentina, en este caso, goza de una enorme y entregada afición que se desvive por saber más de sus jugadores. La Selección se enfada con los medios pero los perjudicados no serán otros que los que viven los partidos de la escuadra de Bauza como si les fuera la vida en ello. Tampoco está de más decir que en Argentina, como en España, nos hemos acostumbrado a convivir con el carroñerismo en los medios… ¿culpa de espectadores o del mensajero?

Rectificar es de sabios

En ese sentido, el FC Barcelona trataba hace unos días de limitar -más si cabe- el acceso de los medios a los jugadores de todas las categorías profesionales pero, tras unas horas de mucha confusión y disparidad de criterios en el seno de la Directiva de Bartomeu, el Barça reculaba de su idea. El motivo no era otro que el de fomentar y potenciar los medios oficiales. Sin poner en duda esa exposición y conociendo también el percal… también debe ser de ayuda que los profesionales no tengan que dedicar una mínima parte de su tiempo a estas tareas. También cobran por ello.

Deja un comentario

*