Líderes inesperados

2016_11_06-futsal-murray

Este último fin de semana nos ha dejado dos agradables sorpresas: el Palma Futsal y Andy Murray. A priori uno puede pensar que poco o nada tienen en común: deportes distintos, disciplinas opuestas -equipo e individual- o incluso la trascendencia o temporalidad del hecho de verles, respectivamente, en la cima de la LNFS y ATP. Pero, si le damos la vuelta al asunto, las dos historias guardan rasgos comunes. Ambos han tenido que luchar a la sombra de tres gigantes, han aprendido de las derrotas sin acomplejarse y han crecido perseverando y esperando el momento justo de madurez para asaltar el cielo.

El Palma Futsal y Andy Murray han crecido perseverando y esperando el momento de madurez para asaltar el cielo.

Todo empezó en Manacor

El proyecto encabezado por Miquel Jaume y José Tirado es una historia de superación. Pusieron Manacor en el mapa del futsal nacional por primera vez en la temporada 2008/09. A pesar del descenso, no se rindieron. Asaltaron de nuevo la máxima categoría para quedarse. El traslado a Palma no ha sido en vano y a los ejemplos hay que remitirse. Progresivamente empezó a clasificarse para la Copa de España, profundizó su incursión en la Copa del Rey y también disputando el PlayOff por el título.

Pero mirar a los ojos a los grandes -Inter, Barça y Pozo- se resistía. Hasta que se eliminó a Inter y Barça en el torneo del KO además de tener contra las cuerdas a los murcianos en la finalísima de Sevilla. También se alcanzaron las semifinales por el título de liga y, por ahora, el gran objetivo del presidente es ponerle la guinda al pastel con un título para el Palma Futsal. Pero, el mayor patrimonio alcanzado, es el del respaldo social. Son Moix ha vuelto a llenarse gracias a las grandes noches ofrecidas por los hombres de Juanito. Y ello da puntos. Como en el empate ante ElPozo levantando un 1-3 y manteniendo la condición de invicto que, a día de hoy, permite el liderato.

Aspecto de Son Moix en el último partido ante ElPozo Murcia. Foto: Palma Futsal.
Aspecto de Son Moix en el último partido ante ElPozo Murcia. Foto: Palma Futsal.

Heredero de Perry

Otro que ha alcanzado el liderazgo luchando ante tres dioses es Andy Murray. No solo se conformó con suceder a Fred Perry ganando en Wimbledon 77 años después. El escocés es número uno del mundo destronando a Djokovic que, a su vez, hizo lo propio con Nadal y éste con Federer. Rivalidades complementarias que han fortalecido a cada uno de los miembros del llamado Big Four.

Murray aprendió de sus derrotas. Hasta cuatro finales de Grand Slam perdió antes de poder levantar su primer major. Tres ante el suizo y otra ante el serbio. Nadal también le tenía tomada la medida apartándole, hasta este año, de poder disputar la final en Roland Garros. Otro factor que curtió el carácter de Murray fueron competiciones como la Copa Davis o los Juegos Olímpicos. En el torneo por equipos ya tuvo que asumir el rol de líder en el título histórico logrado la temporada anterior como también el hecho de ser doble campeón olímpico en Londres y Rio.

En otra época Murray podría tener más títulos de Grand Slam y, tal vez, ya habría completado los cuatro grandes como Federer, Nadal o Djokovic. Pero su tenis se ha enriquecido gracias a la exigencia de la última década. Veremos hasta cuando puede defender el trono. Federer y Nadal regresan con todo en 2017. Djokovic tirará de orgullo después de pagar el peaje de desgaste emocional tras ganar en París.

Andy Murray levantando su segundo título de Wimbledon (2016). Foto: AELTC.
Andy Murray levantando su segundo título de Wimbledon (2016). Foto: AELTC.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *