Liquidación total

2018_04_14 ATB 01

Este lunes el acérrimo aficionado balearico se habrá despertado aliviado tras esquivar el precipicio. Pero del dulce sueño se pasa a la pesadilla de realidad cuando se da cuenta que siguen los responsables del desastre. Los mismos que llevan varios años desmantelando el “Producte de la terra” y que, sin purgar sus pecados, tomarán más poder dentro del club y eliminarán los vestigios últimos vestigios de aquellos guerreros de Magaluf. Los únicos que, de la mano de Mandiola, se rebelaron cuando la dirección deportiva les cuestionó por su mallorquinidad o no pertenecer a la cartera de los representantes e intermediarios que cortan el bacalao en el club.

El ATB ofrecerá renovaciones a la baja para deshacerse del 80% de la plantilla.

Purga

Las mentes pensantes que han usurpado Son Malferit han logrado convencer a Ingo Volckmann llevar a cabo un plan renove en el vestuario al ofrecer renovaciones a la baja. El objetivo es quitarse de encima al 80% de la actual plantilla para hacer espacio a nuevos experimentos con gaseosa del mismo perfil que arruinó tres cuartas partes de la temporada empujando al equipo al descenso. A Vallori le dijo De la Morena que tendría los fines de semana libres para disfrutar su reciente matrimonio. A Xisco, auténtico salvador tras su aparatosa lesión, se le llegó a apartar del equipo acusándole de desestabilizador por parte de uno de los intermediarios. Sin olvidar el sinsentido de las rotaciones en portería que mandaron a la sombra a Aulestia durante más de media temporada. Una imposición llegada desde los despachos y que le costará a Mandiola el finiquito.

Messow y Volckmann siguiendo el entrenamiento en Son Malferit. Foto: ATB.
Messow y Volckmann siguiendo el entrenamiento en Son Malferit. Foto: ATB.

Mismos errores

El panorama en el día primero después de la salvación es más preocupante que nunca. Los pocos bastiones de compromiso y entrega que quedaban en este equipo serán ninguneados y sacados por la puerta de atrás. El rosario de caras nuevas que se avecina, empezando por un entrenador del perfil De la Morena, no arrojará más que dudas en cuanto a su sentimiento de pertenencia y conocimiento de lo que implica este escudo. Un cortijo que cada vez se va cerrando más en favor de aquellos que no hacen más que lucrarse de la desdicha balearica que fomentan. Agradecimiento eterno a los que han dejado a un lado las perrerías recibidos desde la planta noble y han salvado el barco. El problema es que siguen siendo los mismos ineptos los que manejarán el timón. Y, esta vez, la tripulación estará compuesta solamente por grumetes que, a la mínima señal de zozobra, se echarán al mar sin dudarlo.


Portada: Celebración en el vestuario de Son Malferit tras vencer al Ebro (GuiemSports).

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *