Messow se inmola

2017_10_11 Messow 01

Solamente se han jugado ocho partidos del campeonato y el peculiar director deportivo del ATB, Patrick Messow, no ha aguantado la rpesión del catastrófico arranque de su equipo. Sin pudor, ni midiendo las graves consecuencias que le pueda acarrear, ha decidido culpar a sus futbolistas del desastre. Ha sido en la SER donde se despachó contra algunos de los jugadores que él mismo fichó este verano afirmando que “no rinden lo que deberían”. La poca experiencia del director deportivo vuelve a quedar al descubierto con estas declaraciones que han caído como una bomba en el vestuario de Son Malferit.

En la SER se despachó contra algunos de los jugadores afirmando que “no rinden lo que deberían”.

Marioneta y titrtitero

Lo peor que se puede hacer es culpar o señalar a los futbolistas en público. Ni Javier Recio lo hizo en los momentos más críticos de la pasada temporada cuando era clamorosa la falta de interés y profesionalidad de la mayoría de la plantilla rojilla. Cualquier profesional del fútbol sabe que las cuestiones negativas que conciernen a los jugadores se hablan en el vestuario. Ni tan siquiera pueden estar los asistentes. Solamente el staff técnico y el director deportivo. Seguro que Messow conoce esta máxima del fútbol. Pero él no es más que una marioneta y un titiritero de su jefe, presidente y propietario Ingo Volckmann. Ahora toca proteger al entrenador Armando De la Morena. Un hombre fichado por el presidente ante la sorpresa de todos.

Messow departiendo con Kike López, dutbolista de la primera plantilla. Foto: ATB.
Messow departiendo con Kike López, dutbolista de la primera plantilla. Foto: ATB.

A dos del PlayOut

Messow se ha inmolado en la puerta del vestuario en un acto más de pleitesía hacia quien le paga al ser incapaz de hacerle ver que se ha equivocado. Veremos que consecuencias conllevarán estas críticas que han trascendido y dejado en evidencia a toda la plantilla al no especificar quienes son los futbolistas que no rinden lo esperado. Las expectativas no se cumplen y hay que culpar a alguien. El entrenador es el protegido del dueño. Al director deportivo ni está ni se le espera en las decisiones claves. Así que los palos van para los futbolistas. Ahora ya no se le puede echar la culpa al césped ni a las dimensiones del terreno de juego. El presidente lo hace todo bien, el director deportivo no se equivoca pero los culpables de estar a doce puntos del Mallorca y a sólo dos del PlayOut de descenso a Tercera son ellos.


Portada: Patrick Messow atendiendo a los medios en la sala de prensa de Son Malferit (ATB).

Sobre Tomeu Terrasa

Comunicador dedicado durante más de 30 años a la información deportiva. Ha narrado al RCD Mallorca en Primera y Europa además de acompañar a Moyà y Nadal alrededor del mundo desde 1997.

Deja un comentario

*