Moyà, tras 20 años: «Un Grand Slam es para toda la vida»

2018_06_05 Moyà 02

Este jueves 7 de junio su cumplen veinte años del primer título de Grand Slam conquistado por un tenista mallorquín. Carlos Moyà levantó la Copa de los Mosqueteros tras doblegar a Àlex Corretja (6/3 7/5 6/3) en su segunda final en un grande tres haber caído un año antes en el Abierto de Australia ante Pete Sampras. Moyà dejó en el camino al francés Grosjean, al español Imaz, al australiano Ilie y al alemán Knippschild en la primera semana. En el tramo decisivo se impuso en una gran batalla de cuatro sets al chileno Ríos antes de sacarse un billete para la gran final venciendo a Mantilla, de nuevo en cuatro mangas. Dos decades después Mallorca atesora diez títulos más en París gracias a la gesta de Rafel Nadal. No obstante el exnúmero uno del mundo será siempre considerado en la historia el pionero en el palmarés insular.

Pau Ferragut: ¿Qué te viene a la memoria cuando te hablan del 7 de junio de 1998?

Carlos Moyà: Supongo que fue cuando gané aquí (risas). Me trae grandes recuerdos y fueron momentos espectaculares. Estos veinte años han pasado volando aunque también viví luego alguna mala experiencia en Roland Garros. Al final, si considero que es el único Grand Slam que gané, los recuerdos positivos pesan más que los negativos.

No fui plenamente consciente de lo que significaba hasta que pasó un tiempo porque estaba en una nube.

Desde entonces casi cada año has regresado para jugar, como Leyenda y ahora también como técnico. ¿Este año te hablan más de la efeméride?

Es cierto que ahora estoy más metido en la competición pero la gente te lo recuerda con cariño y se agradece.

Hemos hablado con personajes relevantes del tenis, algunos de ellos mallorquines, y todos coinciden que fue un momento histórico para nuestro tenis. ¿Para el Moyà tenista marcó también un antes y un después en tu carrera?

Lo cierto es que significó un sueño hecho realidad y no fui plenamente consciente de lo que significaba hasta que pasó un tiempo porque estaba en una nube. Lo llevaba persiguiendo durante mucho tiempo y cuando llega no te lo terminas de creer. Es algo que nunca podré olvidar.

Veinte años después, Moyà sigue levantando una gran expectación mediàtica en Roland Garros. Foto: TTdeporte.com.
Veinte años después, Moyà sigue levantando una gran expectación mediàtica en Roland Garros. Foto: TTdeporte.com.

¿Cuando ya has ganado tu primer Grand Slam en el circuito te miran de otro modo?

Siempre se duda del tenista que todavía no ha logrado ganar un Grand Slam por muy bueno que sea. Cuando lo logra rompe una barrera que te sitúa en un status que te queda de por vida. La verdad es que sí notas un respeto, pero también es cierto que los rivales no te regalan nada.

¿Crees que el hecho de haber jugado ya una final en Australia te permitió afrontar mentalmente el partido con más fortaleza que Àlex Corretja?

Sin duda alguna me ayudó a salir con una mentalidad ganadora y mucho más positiva que la de Australia ante Sampras. En ese momento él era uno de los más importantes de toda la historia, no era mi superfície más cómoda y jugué algo conformista. Un año y medio después vine a París sabiendo la diferencia que existe entre ganar o perder una final de Grand Slam. Para mí ya no era un premio estar en la final y esa mentalidad me ayudó mucho a ganar el partido.

Para mí ya no era un premio estar en la final y esa mentalidad me ayudó mucho a ganar el partido.

Regresaste en distintas ocasiones alcanzando los cuartos en 2003, 2004 y 2007. ¿De haber ganado a Verkerk o Coria crees que hubieses podido repetir título aquí?

Creo que la vez que estuve más cerca que repetir título en Roland Garros realmente fue en 1999. Perdí con Agassi  en octavos dominando 6/4 y 4/1 con saque. En esa situación, de diez veces en nueve, terminas ganando. Por lo que sea me remontó y terminó ganando el torneo. Con los rivales que quedaban por delante era la mejor oportunidad que tenía de ganar un segundo Grand Slam. Pero pienso más en lo que conseguí que no en lo que pudo ser.

Si hace 20 años te dicen que celebrarías la efeméride entrenando a otro mallorquín que ha ganado ya diez veces aquí y que otro más jovent estaría abriéndose paso, ¿lo hubieses creído?

La verdad es que no. El caso de Nadal ya no es solamente algo grande para el deporte mallorquín sino que es una gesta mundial. Nadie ha ganado diez veces en la Era Open el mismo torneo de Grand Slam. Nunca lo veremos de nuevo. Tener a Munar en la Academia de Manacor y que haya sido capaz de superar una previa y pasar una ronda da muestras de continuidad a la hora de sacar grandes campeones trabajando en la isla.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *