No hay calidad, ni esperanza de futuro

20170416-zaragoza3

El partido era importantísimo para el RCD Mallorca y la victoria, necesaria. Sergi Barjuán buscó el once de los más implicados pero lamentablemente la alineación no fue la más acertada y la imagen de estos jugadores fue vergonzosa especialmente en la primera parte, con un RCD Mallorca instalado en una dramática zona de un descenso casi asegurado. ¿Por dónde el equipo puede conseguir los puntos para salvarse? una pregunta con difícil respuesta.

La imagen fue vergonzosa, a veces cuesta creer que estos jugadores son profesionales

Regalando metros en la primera mitad

Uno de los grandes errores del RCD Mallorca en la primera mitad fue táctico. Dejar al Zaragoza tantos metros facilitó las cosas a los aragoneses. El Zaragoza era un equipo asequible para los isleños pero éstos le dieron todas las facilidades. Y es que el Mallorca se replegó pero no presionó y eso propició que el equipo local jugara a placer. Tácticamente, un suspenso. Lekic, sin intervenir y sin colaborar. Lago Junior, muy separado en la banda. Brandon, sin participar y el equipo, con mucha distancia en vertical y horizontal. Si no hemos visto más goles es por los deméritos del Zaragoza y no por los méritos del Mallorca.

20170416-zaragoza2
Foto: LFP.

A las puertas de la Segunda División B

El balance no puede ser más aterrador. Y es que en la segunda parte los aragoneses se instalaron en el miedo y el Mallorca no supo aprovecharlo. No hay que darle más vueltas. El equipo carece de calidad. Demostró muy poca capacidad de creación ante un adversario mediocre y tampoco los cambios realizados por Sergi Barjuán ayudaron en nada. No doy crédito a lo visto en La Romareda. Los jugadores se han paseado y es difícil de pensar en una posible salvación. Los isleños están a las puertas de la Segunda División B.

Sobre Antonio Orejuela

Laureado ex-futbolista ascendiendo a Primera con el RCD Mallorca y campeón de Copa del Rey con el At. Madrid. Analista de fútbol en radio y ahora también en ttdeporte.com.

Deja un comentario

*