No hay brotes verdes

Amath culminando la mayor goleada encajada esta temporada en Son Moix (1-4). Foto: LFP.

Desde finales de la semana anterior se viene repitiendo el mantra de que todos los nuevos futbolistas llegaban tras demostrar un alto nivel en otros clubes y este debe de salir ahora. Discrepo. El nivel es el que es. Lo único es que, a nivel grupal, hay futbolistas capaces de sacar lo mejor o lo peor de calidad. ¿Cómo se puede revertir la situación? En situaciones dramáticas y tensas el rendimiento solo aflora cuando hay calidad. Estos jugadores están jugando en Champions y no en Segunda. Por otro lado está tener un carácter especial. Este Mallorca no tiene. Cualquiera de nuestros jugadores tendría sitio en el resto de plantillas de la categoría pero, en situaciones límite, no han sido capaces de dar un paso al frente y ganar aunque sea jugando mal.

Ante una situación límite estos jugadores no han sido capaces de dar un paso al frente y ganar aunque sea jugando mal.

Sin implicación

La dinámica no ayuda pero se pide que, jugando a lo que sea, ganen. Se han vivido situaciones muy malas en Primera. Pero hacía muchos años que no veía esto de no disparar entre los tres palos en la primera parte ni generar sensación de peligro. Ganando en Zaragoza se verá todo distinto. Pero no veo implicación. Y me refiero a un caso tan claro como solicitar un permiso para salir. Para empezar el entrenador no debe concederlo y, en caso contrario, los capitanes deben ser suficientemente responsables como para frenar esa petición. Son cuestiones muy obvias en un vestuario. Esta plantilla es muy caprichosa. Ha pedido cosas surrealistas como que se les aplaudiera al final del partido en el centro del campo. Lo que hay que hacer es salir corriendo del terreno de juego y esconderse en el vestuario. Son cuatro niños que no han vivido situaciones como esta. El problema es que en este Mallorca ya es demasiado tarde.

20170408-nastic-sergi3

Agotados de tantas finales

Para lograr una permanencia como esta hay que lograr abstraer al futbolista del dramatismo porque, si no, estás condenado a descender. La segunda es ganar como sea. Los entrenadores capaces de ello logran cambios radicales. Simeone cogió el Atlético de Manzano, un equipo moribundo, y lo ha elevado a su mejor nivel gracias a su “partido a partido”. No es un tópico sino el primer trabajo psicológico de un entrenador. Que dé igual ganar un partido en el minuto 1 o 90. El mallorquinismo está cansado de finales. El único partido que importa es el siguiente. Cuando se logran los primeros tres puntos se empeizan a disipar brotes verdes. El problema es que el mallorquinismo no lo ha logrado todavía. Hace tres o cuatro meses que se veía a venir esta situación.


Fotos: LFP.

Sobre Raúl Pareja

Ex-futbolista del RCD Mallorca que ascendió a Primera División en Vallecas, R. Madrid Castilla y Leganés. Analista de fútbol en televisión, radio y ahora también en ttdeporte.com.

Deja un comentario

*