No olvidemos a sus familias

2016_11_30-chapecoense

Uno nunca quiere escribir este tipo de articulos. Más de 70 personas fallecieron en el accidente de avión cerca de Medellín en Colombia. Conocía a algunas de ellas. El primero es el entrenador Caio Junior. En 2011, cuando llegué a Dubai, él entrenaba a Al-Jazeera. Llegamos a coincidir fue en 2014 cuando él entrenaba a Al-Shabab y yo a Al-Wahda y nos enfrentamos. Ahí sí pude conocerle. Era una gran persona, muy cercana e hizo un gran trabajo como entrenador en Emiratos Árabes llegando a la final de Copa.

El club sobrevivirá pero esas personas sienten un vacío en sus vidas que nunca podrán compensar con nada.

También conocía a Cléber Santana. La temporada 2008/09 él jugaba en el primer equipo y yo entrenaba en el filial del Mallorca. Algunas mañanas coincidíamos en la ciudad deportiva y hablábamos sobre jugadores. Me parecía una bellísima persona y un gran profesional. El tercero, no llegué a conocerle personalmente, era su defensa Marcelo. Estuvimos a punto de incorporarle en el último mercado de fichajes. Al final, por unos flecos, no se dió su incorporación. Tal vez si hubiese venido a Arabia Saudí hoy seguiría vivo. Pero eso es el destino. Aunque soy de los que piensa que el destino se puede cambiar. A veces está marcado y, si no se cambia, es fatídico.

Piensas en tu familia

Todo esto nos afecta de manera personal porque conoces a gente. A otros no les conoces pero te afecta igual porque, los que nos dedicamos al fútbol, volamos cada quince días para jugar partidos. Incluso los que estamos lejos de casa tenemos que hacer largos vuelos para poder pasar unos días con la familia. En los últimos seis años llevo muchísimos kilómetros volando. Cada vez que subo al avión nunca pienso en mí sino en mi familia. Tienes miedo que te pase algo por ellos.

Vacío irreparable

Cuando me enteré del accidente pensé lo primero en esas familias. En el dolor que deben sentir y el gran vacío que les deja. Esas personas necesitan ahora mismo todo el apoyo. Leía que quieren darle al club la copa e incluso ayudarle para que no descienda en los próximos años. Todo eso está muy bien. Pero no tenemos que olvidar que las personas más necesitadas ahora son las familias de esos jugadores, cuerpo técnico, directivos, periodistas y personal de vuelo. El club sobrevivirá pero esas personas sienten un vacío en sus vidas que nunca podrán compensar con nada. Pero, al menos, que cuenten con el apoyo de toda la gente. Eso debe hacernos pensar en que no debemos dejar de vivir. Pero toda la gente que, por trabajo, subimos frecuentemente a un avión debemos reflexionar sobre las ventajas que tiene pero también en los riesgos que supone viajar tanto.

Sobre Toni Amor

Entrenador de fútbol. En la isla: UD Arenal, At. Baleares y Mallorca B. Experiencia en el extranjero actualmente como segundo entrenador del Al Shabab de 1ª División saudí. Anteriormente en Al Wasl (filial) y Al Wahda (1ª División) en EAU además del Al Hilal (1ª División) en Arabia Saudita disputando seis encuentros de la Asia Champions League.

Deja un comentario

*