Omertà balearica

2018_03_02 Omertà

Más que la dramática situación clasificatoria, me preocupa que en el At. Balears se están repitiendo tics que hemos visto en las anteriores campañas en el vecino de la acera de enfrente y que le costaron el descalabro del descenso al fútbol de bronce. Ojalá la única similitud fuera la mala planificación deportiva y el baile de entrenadores. Son muchas ya las fuentes que revelan que en la institiución blanquiazul se ha empujado a empleados y colaboradores a firmar un acuerdo de confidencialidad que va más allá de su relación con el club. Las penalizaciones son gravísimas al más puro estilo omertà siciliana. Un código inflexible de ley del silencio para castigar a aquellos que saquen a relucir los trapos sucios de Son Malferit.

Mandiola ya tiene suficiente con tratar de sacar del coma a un enfermo como para encima presenciar este fuego cruzado entre sus filas.

Censura

Ello no significa que los actuales gestores del club quieran evitar las filtraciones. Lo que quieren es controlar lo que se filtra, como se filtra y a quien. Una de las principales obsesiones de la cúpula, además de prohibir la entrada a profesionales de la información y mandar requerimientos a medios, era la de destapar quien andaba detrás de una cuenta de Twitter llamada Orgull ATB. Me consta que desde comunicación se tenía como prioridad investigar, destapar y suprimir este foco disidente que, con información privilegiada, criticaba con fina ironia los despropósitos que se han ido sucediendo. Hace unas dos semanas que la cuenta @OrgullATB desapareció sin dar explicaciones ni dejar rastro alguno. Un descuido dejó al descbubierto quienes andaban detrás de uno de los principales dolores de muelas de la propiedad. Una vez apagado el altavoz inconformista, inmediatamente le salió un primo lejano que -sin manejar información directa- trata se seguir una línea similar pero depurada.

Volckmann y Messow vieron in situ la debacle en Villarreal. Foto: ATB.
Volckmann y Messow vieron in situ la debacle en Villarreal. Foto: ATB.

Se cree el ladrón…

Hablando de filtraciones, se me olvidaba que esta semana ha circulado públicamente una grave acusación hacia un miembro del organigrama por el bajo rendimiento de uno de los fichajes de este mercado de invierno. Quien señala con mala intención es uno de los responsables de lucrarse de la desdicha balearica. Alguien que, como el ladrón, se cree que todos son de su condición y trata de salpicar de barro al resto para salir del paso. Es una pena, poca solución le veo a este berenjenal. Mandiola ya tiene suficiente con tratar de sacar del coma a un enfermo como para encima presenciar este fuego cruzado entre sus filas. La institución está secuestrada por intereses particulares que la mantienen en una caída libre que no se detendrá con el descenso a Tercera si no son despedidos. Dramático porvenir.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *