#OperaciónSalvación

2017_02_13 Kohlberg 02

Tras unas horas necesarias para poder asumir el tremendo fracaso de Huesca, unas reflexiones a vuela pluma de cuales deberían ser, según este humilde columnista, los próximos pasos de este Real Mallorca inmerso en la más absoluta crisis deportiva. Que estamos peor que nunca, está fuera de toda duda. Que Olaizola es el menos culpable de todos, también. Que el Presidente es un buen tipo, también, pero: ¿Cómo afrontar el futuro inmediato?

Galmés, Olaizola, Ansotegi, Brandon, Company y Tugores: ¡estamos en vuestras manos!

Sin caretas

Ya es hora de que todos nos quitemos y se quiten la careta. Nos sobra gente tóxica. Gente que no aporta nada en positivo y que crea mal ambiente con sueldos millonarios. Los Óscar Díaz, Oriol, Campabadal, Raíllo y compañía son auténticos polvorines en un vestuario falto de liderazgo, profesionalidad y experiencia. Falta gente que tire del grupo, que se ponga el equipo a la espalda. Gente como Ansotegi que, con lágrimas en los ojos, salía del vestuario en Huesca para ejercer de líder, entonar el mea culpa del grupo y poner cordura en toda esta farsa.

Toda esta gente debe ser apartada del grupo por bajo rendimiento, no reunir los valores del mallorquinismo y no defender más que los colores de sus intereses personales. Hay crear un grupo de trabajo unido y fuerte. Reducido pero dispuesto a dar la batalla y afontar la #OperaciónSalvación con Olaiozola al frente rodeado de gente como Ansotegi, Company o Brandon. Gente con experiencia o mallorquinismo de corazón. Aquellos que defienden la camiseta por amor, no por dinero. Por amor propio o al Club.

Olaizola antes de salir en procesión con el paso de la Cofradía La Santa Faz. Foto: IB3.
Olaizola antes de salir en procesión con el paso de la Cofradía La Santa Faz. Foto: IB3.

La hora de Monti

El CEO del Club, el Director deportivo y el embajador deben ser cesados inmediatamente. No pueden sentarse el próximo sábado en el palco. Ellos son los responsables de esta situación. Han confeccionado esta plantilla y, lo peor, no saben como salir de ella más que apelando a la suerte. Monti Galmés debe ejercer su cargo de presidente del Club y del Consejo de administración. Por el bien del Real Mallorca debe dar un paso al frente y convencer a su amigo Andy Kohlberg, de que el Consejo de administración debe convertirle en presidente ejecutivo hasta final de temporada.

Los hombres del presidente

El Presidente Galmés, mallorquinista, hombre de empresa y sensato debe liderar la #OperaciónSalvación junto con Olaizola y Ansotegi -como su prolongación en el campo- los Brandon y Company partirse el alma en el campo y en el vestuario. Juanjo Nieto, por mucho que Olaizola se sienta identificado como sucesor suyo, está muy verde aún. El presidente del centenario Toni Tugores, hombre de Alemany y curtido en mil batallas, debe tener un protagonismo en este nuevo Real Mallorca. Por lo menos hasta final de temporada debe liderar al jugador número 12: la afición. Tan necesaria en estos próximos partidos y tan olvidada hasta ahora. Hay tiempo, pero no lo perdamos. La #OperaciónSalvación debe empezar ya mismo. Galmés, Olaizola, Ansotegi, Brandon, Company y Tugores: ¡estamos en vuestras manos!


Foto: RCDM.

Sobre A Puerta Vacía

Pensador, reflexivo y amante de la filosofía y valores del deporte. Hombre estrechamente ligado al mundo del fútbol profesional.

Deja un comentario

*