Reescribiendo leyendas

2017_07_17 Federer Nadal

Algo tramaban ya en octubre Nadal y Federer cuando se encontraron en Manacor. El suizo llevaba ya algunos meses lejos del circuito y el mallorquín estaba a punto de anunciar también un parón hasta inicio de año. Lo cierto es que seguro que ni ellos imaginaban un 2017 tan exitoso. El declive de Djokovic y Murray no es el único argumento. Detrás hay horas y horas en pista entrenando pero, sobre todo, un hambre inagotable de demostrarse a si mismos que el cuento no había terminado. Las leyendas no se retiran, se reinventan. Ambos están reescribiendo la historia del tenis que, para muchos, tenía fecha de caducidad para los ahora ganadores de diecinueve y quince títulos de Grand Slam.

El legado de Federer y Nadal es cuantitativamente igualable pero irrepetible en lo cualitativo.

Gallina vieja hace buen caldo

Lo que estamos viviendo este curso tenístico es el triunfo de la experiencia. De la perseverancia y no rendirse cuando ya se da por hecho que no hay remedio para congelar el tiempo. Nadal y Federer, Federer y Nadal aceptaron que tal vez era cierto que sus respectivos finales estaban cerca. Pero les quedaba una bala para disparar y apostaron fuerte. Sin nada que perder y conociéndo bien sus respectivas limitaciones, trazaron sendos planes para explotar las mismas armas que en el pasado les catapultaron en el palmarés de este deporte. Su superioridad se manifiesta en el hecho que han ganado los últimos dos Grand Slan -Nadal en Roland Garros y Federer en Wimbledon- sin ceder un solo set. En el ranking ya han regresado ambos al podium y avanzan inexorablemente al acecho del número uno de Murray. El escocés defiende una barbaridad de puntos de un gran final de año en 2016 cuando le birló a Djokovic el número uno. Una carrera desenfrenada que le ha hipotecado el presente y, si no hay un cataclismo, serán el suizo y el manacorí quienes se disputen ser el alumno aventajado a final de curso.

2016_10_19-federer-nadal-01
Federer y Nadal durante la rueda de prensa de presentación de la academia del manacorí. Foto: TTdeporte.com.

Se acaban los adjetivos

No los hay. Los han agotado y no se les puede pedir más. Ahora mismo el tenis vuelve a ser una diarquía como lo fue en su día Esparta. Una polis griega que enaltecía los valores de lo sobrehumano. Lo son y tenemos el privilegio de poder vivirlo en nuestra generación. Es inevitable que llegue otro imperio a sucederles como hicieron los persas. Seguramente ya están ahí esperando su momento para crecer y conquistar el planeta tenis. Que aprendan bien de ellos porque su legado puede igualarse en lo cuantitativo pero es irrepetible en lo cualitativo.


Portada: Nadal y Federer levantando sus títulos de Roland Garros y el Open de Australia.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

1 comentario

Roger y Rafa dos leyendas enormes del tenis y el deporte a nivel mundial. Estoy seguro que Rafa está preparando la estrategia para volver a vencer al de Basilea en los próximos encuentros. No será fácil ni sencillo, pero lo conseguirá en esta lucha que mantendrán hasta final de año por el número 1 y el USOpen en el horizonte

Deja un comentario

*