Renacimiento balearico

2017_05_18 Estelrich Crespi

Todo empezó en mayo de 2005, terminando la temporada, cuando Damià Estelrich se pone en contacto conmigo -a través de los señores Petro y Vidal- para ser el próximo entrenador del At. Baleares la temporada 2005/06. En ese momento yo estaba entrenando a la UD Arenal y los balearicos terminaron descendiendo a Regional Preferente. Fue un golpe muy duro para el club. El equipo había alternado campañas coqueteando con el descenso y tampoco se había metido en liguilla. Eso añadido a los problemas económicos del club y los consecuentes impagos. Tras varias reuniones acepté dar un paso adelante a pesar de la delicada situación. Lo hice por el propio Estelrich y también por Manolo Martín Mences -en aquel entonces director deportivo-. Fueron dos años de aprendizaje en todos los aspectos: futbolísticos, personales y empresariales.

Toni Amor dando instrucciones a Lucas Pou en el banquillo del Estadi Balear. Temporada 2005/06.
Foto: Antonio Amor (Europhotopress Agency).

Refundación de Estelrich y Kühn

Estelrich se encontró un club arruinado, con un estadio que se caía a cachos y un césped que parecía una selva. El presidente invirtió dinero y buscó inversores como Matthias Kühn. Fue una persona muy clara y, desde el principio, quiso hacer contratos a todos los jugadores y empleados del club. Pagaba al día y puso orden en todas las áreas para que el Baleares volviese a ser un club respetado por todos. El problema llegó a la hora de confeccionar la plantilla porque muchos rechazaron nuestras ofertas por la fama de club deudor. Se les debía dinero a exfutbolistas del talante de Gabi Vidal o Julián Ronda. Estelrich negoció todos los impagos e incluso recuerdo que un día llegó Trui Espectacles a embargar el club y el presidente lo pagó todo de su bolsillo.

Yo he visto salir y corretear roedores por los agujeros de los boquetes de las oficinas del Estadi Balear.

Crespí reflotó el fútbol base

Nadie sabe los problemas que tuvo la entidad para arrancar esa temporada con el tema de los jugadores. Tuve la suerte de tener un grupo humano espectacular en el vestuario. Esa fue la clave para ascender a Tercera de nuevo. Muchos de esos futbolistas luego han sido grandes jugadores en la categoría como Rubio, Lucas Pou o Paco Plata. Se reconstruyó el Baleares de la nada. Estelrich también refundó el fútbol base de la mano de Fernando Crespí. En ese momento era una persona allegada al club y el presidente le involucró y, cuando éste se marchó, fue el propio Crespí quien asumiría el relevo.

Toni Amor dirigiendo al At. Baleares desde el banquillo del Estadi Balear. Temporada 2006/07.
Foto: Antonio Amor (Europhotopress Agency).

Estadi Balear y ascenso

Otro logro de Estelrich fue negociar con el Ajuntament una reforma del Estadi Balear y el cambio a césped artificial. Mucha gente tal vez no sea consciente, pero yo lo viví desde el minuto uno. Yo he visto salir y corretear roedores por los agujeros de los boquetes de las oficinas. El club pasó a estar saneado, ser más respetado y los que vinieron detrás pudieron aprovecharlo. Fueron años muy complicados. Que nadie olvide la figura de Damià Estelrich. Hoy en día el At. Baleares otro club gracias a los que vinieron después desde Crespí a la propiedad alemana. Me parece fundamental el hecho de recuperar el Estadi Balear para poder crecer. Subir a Segunda A sería un impulso para despegar. Si no se logra ahora, esta temporada debe servir para sentar las bases.


Foto portada: Crespí y Estelrich en el Estadi Balear (Fútbol Balear).

Sobre Toni Amor

Entrenador de fútbol. En la isla: UD Arenal, At. Baleares y Mallorca B. Experiencia en el extranjero actualmente como segundo entrenador del Al Shabab de 1ª División saudí. Anteriormente en Al Wasl (filial) y Al Wahda (1ª División) en EAU además del Al Hilal (1ª División) en Arabia Saudita disputando seis encuentros de la Asia Champions League.

Deja un comentario

*