Los Reyes sí pararon en Son Moix

2017_01_06-lekic

Vimos a un Mallorca bastante discreto, todavía sigo sin ver ese ‘ADN Olaizola’ y la victoria llegó por la mayor calidad de los futbolistas mallorquinistas sobre los del Mirandés. Me faltó presenciar más circulación del balón, dominio y definición. Pero llegó lo que más falta hacía, una victoria para volver a creer en las posibilidades de la plantilla. El año empieza bien antes de afrontar la cuesta de enero ante Getafe, Reus, Cádiz y Oviedo. Tres de los cuatro encuentros como visitante y ante equipos en buena forma.

Faltando cosas, llegó lo más necesario: una victoria para volver a creer en las posibilidades de este Mallorca.

Sorprendente alineación

Me sorprendió la alineación de Olaizola. No por el regreso de Campabadal o el debut Saúl, previsibles, sino por la entrada de James del filial. Es una declaración de intenciones. En cuanto a la disposición táctica vimos variaciones con la línea de cuatro como siempre atrás. Otro doble pivote Domínguez-Rodríguez rompiendo una aparente línea de tres con Culio. Más adelante el argnetino se situó por detrás de Lago que, junto con James y Moutinho, formaban una línea de tres hombres atacantes.

Inicio inesperado y punto de inflexión

Olaizola esperaba a un Mirandés replegado atrás, con un Mallorca protagonista con la pelota y el peso del juego. Fue todo lo contrario, los visitantes presionaron arriba y provocando muchos problemas a la salida de balón mallorquinista desde el minuto uno. Los locales abusaron del pelotazo en largo hasta la media hora de juego. Hasta entonces me pregunto dónde estaba ese ‘ADN Olaizola’ que pedía el vasco. Solo la estrategia en corners y faltas laterales permitió al Mallorca acercarse al área rival hasta la lesión de Culio. Ello ha provocado la entrada de Lekic optando el técnico por tener más balón y generar internadas de James por banda y generando ocasiones para el serbio, Rodríguez o Raíllo además del penalti no pitado sobre Lago Junior.

Segundo acto determinante

Se notó la arenga de Olaizola en la segunda mitad con un inicio demostrando otra mentalidad y activado. Prueba de ello fueron las claras ocasiones en los primeros minutos. Lago jugó más cerca de Lekic buscando las caídas de los balones peinados por el balcánico teniendo más presencia arriba. Luego el partido se abrió durante 25 minutos con un correcalles sin control claro de balón hasta los goles de Lekic y Lago. La entrada de Ángel Sánchez fue una sorpresa para mí. Mi pregunta es ¿qué pasa con Pol Roigé? Olaizola manda un mensaje ante jugadores con más experiencia y trayectoria en un momento delicado del partido. El vasco debe ir con mucho cuidado con estos detalles. Dar oportunidades significa que quiere dar aire fresco pero ello puede tener consecuencias en el vestuario con jugadores como el mismo catalán o los descartados de la lista que son los que tienen que tirar del carro si no salen en enero.


Foto: LFP.

Sobre Jordi Borrell

Ex futbolista del Mallorca B y Constancia. En el filial coincidió con Pep Lluís Martí, Miki Garro o Raúl Pareja. Ex miembro de la secretaría técnica del fútbol base del RCD Mallorca durante diez años.

Deja un comentario

*