Sin estadio hasta noviembre

2017_12_28 Crespi Volckmann 01

La reforma del Estadi Balear se encuentra en punto muerto. Resuelto el entuerto de la permanencia es obligado mirar hacia el futuro y en el horizonte del imaginario colectivo balearico está poder reabrir el vetusto coliseo blanquiazul. Una ilusión que debería convertirse en realidad de cara al inicio del próximo curso. La lucha por la salvación aparcó las numerosas muestras del club sobre las fases de remodelación del mismo. A la última foto de Ingo Volckmann junto a Fernando Crespí sobre el mismo terreno de juego a finales de diciembre, debemos añadir la última referencia del propietario alemán en rueda de prensa en marzo. El berlinés afirmó entonces que las obras estaban “cumpliendo los plazos” y que esperaba que estuviese “listo, pero no completo” en agosto.

Problemas con licencias de obra y graves deficiencias estructurales disparan el presupuesto inicial.

Burocracia y mal estado

Lo cierto es que cualquier ciudadano de Ciutat que pase por la Via de Cintura, o aledaños de las urbanizaciones vecinas el Estadi Balear, puede observar como apenas hay evolución en la fase de derrumbe. Siguen en pie medio fondo sur y la otra mitad del norte. El motivo responde a un problema con las licencias de obra con el Ajuntament de Palma. La celeridad inicial con los permisos para arrancar la fase de derrumbe ha dado paso a los tiempos y exigencias habituales para el resto de ciudadanos que hacen sus tramitaciones con el área de urbanismo de Palma. Otro grave problema llega con la estructura. A cada paso dado por los obreros se presentaba un nuevo contratiempo. La tribuna cubierta muestra graves deficiencias. Los pilares están separados de las bigas entre cinco y diez centímetros y hay que alinear las filas de la grada al presentar un aspecto irregular por deterioro. Por otro lado está siendo un auténtico quebradero de cabeza volver a erigir la tribuna de sol. Los nuevos cimientos se hunden al estar construidos sobre los antiguos escombros reciclados. La única solución pasa por el derrumbe total y empezar de cero.

2017_07_20 Estadi Balear

Presupuesto desorbitado

La primera consecuencia es un incremento del presupuesto que podría incluso triplicar o cuadruplicar los dos millones de euros previstos en el proyecto. Este hecho ha preocupado y mucho a Ingo Volckmann. La primera medida para tratar de optimizar los recursos fue tomar la decisión de descartar la posibilidad de instalar césped natural y su alto coste. Ahora la clave es conocer si también la famosa ampliación de capital anunciada meses atrás tratará de aportar solución a este contratiempo. Lo cierto es que el ofrecimiento de renovaciones a la baja para la actual plantilla empieza a tener sentido. El propietario alemán prioriza su promesa de poder regresar al Estadi Balear por encima de la ambición deportiva. Las previsiones más optimistas no ofrecen una fecha anterior al mes de noviembre de este año para poder volver a la que fue la casa de todos los balearicos durante más de cinco décadas. Volckmann tenía planeado cortar la cinta del nuevo estadio con un encuentro frente al Birmingham City -mismo rival que lo estrenó el 8 de mayo de 1960- o su amado Hertha de Berlín.


Portada: Volckmann y Crespí inspeccionando las obras de reforma del Estadi Balear en diciembre (ATB).

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

1 comentario

Quien hace lo que puede no está obligado a más, es muy fácil criticar viendo los toros desde la barrera y sin poner un céntimo, demasiado hace este hombre, máximo respeto
para el presi.

Deja un comentario

*