Solo Eibar y Girona se salvaron

2017_04_21 Girona

Desde que la Segunda División cuenta con 22 equipos y la victoria vale tres puntos -temporada 1997/98- solo dos equipos se han salvado teniendo igual o peor situación clasificatoria que el Mallorca a falta de ocho jornadas para terminar la competición. En 19 temporadas solo Eibar y Girona han logrado lo que para los de Sergi Barjuán se antoja como una gesta a contrarreloj. El ejemplo de los vascos fue en la temporada 1998/99 coincidienco con el Mallorca B en la categoría de plata. De hecho la reacción armera empujó al descenso al filial mallorquinista. Por otro lado los catalanes lo lograron en la 2011/12. Podríamos mencionar un caso muy reciente como el de Osasuna hace dos campañas. Pero la realidad es que, a estas altura, tenía un punto más que el Mallorca (33) y estaba solo a dos puntos de la permanencia por los seis -más golaveraje- de los barralets.

En la jornada 34 el Eibar tenía cinco puntos menos que el actual Mallorca y estaba a trece de la permanencia.

Milagro armero

En plena ebullición mallorquinista con el primer equipo debutando en la Recopa, el filial había ascendido a Segunda A por primera vez en su historia. La plantilla era de lujo solamente con mencionar a los Leo Franco, Pep Lluís Martí, Diego Tristán o Albert Luque (terminaron ambos con quince tantos cada uno). Otros que también llegaron al primer equipo fueron Álvaro Novo o Jesús Perera y tampoco podemos olvidar la presencia de mallorquines como Rafel Sastre, José Luis Rondo o Juan Alberto Ramón. Dicho equipo arrancó como una maravilla goleando al Barça B en la primera jornada (4-1) y era difícil pensar que las cosas iban a torcerse. Jesús Linares fue cesado en la jornada 13 y Nando Pons terminó la temporada.

El Eibar de Barasoain se salvó en unas circunstancias mucho peores que las del Mallorca. Foto: Estadio Deportivo.
El Eibar de Barasoain se salvó en unas circunstancias mucho peores que las del Mallorca. Foto: Estadio Deportivo.

El Mallorca B llegó a la última jornada sin haber estado un descenso en toda la temporada pero sin la permanencia atada. Eso sí, dependía de si mismo y encima recibía en el Lluís Sitjar a un descendido Hércules. Los alicantinos dieron la sorpresa (1-3) y abrieron la posibilidad a un Eibar que venía lanzado. Los vascos entraron en descenso en la quinta jornada y no salieron hasta la última aprovechando el tropiezo barralet y su victoria ante el Toledo (3-0). En la jornada 34 -la misma que estamos hoy- tenían cinco puntos menos que el actual Mallorca de Barjuán y estaban a trece puntos de la permanencia. Los armeros sumaron 20 de los últimos 24 puntos en juego. Alfonso Barasoain, técnico entrante en la jornada 18, obró lo que parecía imposible con un núcleo veterano de futbolistas de más de treinta años como el portero Iru, Bastida, Bixente, Artetxe, Iturrino, Arriola o Quico. En esa plantilla también estaban los jóvenes Aitor Ocio -jugaría en el Athletic Club- o Gaizka Garitano -como entrenador ascendió al Eibar a Primera-.

Resurrección gironina

A falta de ocho jornadas para terminar la liga, el Girona parecía también condenado al descenso. Los catalanes tenían un punto menos que el Mallorca actual (31) pero estaban a ocho de la permanencia. Tras el paso de Raúl Agné -hasta la jornada veinta- y probar a Jesús Uribe durante diez partidos, le llegó el turno a Javier Salamero. El técnico aragonés contaba en sus filas con dos delanteros ex mallorquinistas como Ferran Corominas o Javier Acuña además del actual guardameta Roberto Santamaría -suplente de Dani Mallo- o la joven promesa mallorquina Dani Nieto. Desde la mencionada jornada 34 el Girona se mantuvo invicto para remontar esos ocho puntos de desventaja. Ganó cinco encuentros y empató tres. Otra resurrección de un equipo que llegaba a la penúltima jornada habiendo estado 38 semanas en descenso.


Portada: MARCA.com

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*