Te viene grande, Armando

De la Morena dubitativo en su área técnica en el encuentro ante el At. Saguntino. Foto: GuiemSports.

Tras catorce jornadas, el entrenador del At. Baleares ya ha descubierto por qué su equipo no gana. Sin pudor alguno señaló a los medios y periodistas críticos con la campaña del equipo como culpables. El ridículo de Armando De la Morena fue espantoso ante la incredulidad de los presentes en la rueda de prensa. Ahora resulta que los malos son los mensajeros y los que opinan. Ni él ni los jugadores tienen responsabilidad alguna de estar a las puertas del descenso a Tercera.

Sin pudor alguno señaló a los medios y periodistas críticos con la campaña del equipo como culpables.

Descenso

Al entrenador balearico le viene grande la Segunda B y, mucho más, sentarse en la sala de prensa donde, partido tras partido, solo es capaz de poner excusas ridículas al fracaso suyo y del club. Toda la gente del futbol de ca nostra, hables con quien hables, te comenta interioridades y miserias del vestuario que dirige con más pena que gloria. El incendio interno es de los que destruyen una plantilla. Los daños colaterales para el club pueden traer como consecuencia perder la categoría que tanto costó recuperar en su día.

Volckmann saluda al representante Rettori en la gala del 75 aniversario del ATB. Foto: GuiemSport.
Volckmann saluda al representante Rettori en la gala del 75 aniversario del ATB. Foto: GuiemSport.

Inexperto

De la Morena no es capaz de controlar al vestuario. Desde el primer día el entorno mediático se percató de su inexperiencia y pobre discurso que no llega ni convence a nadie. El míster deberá estar eternamente agradecido a Ingo Volckmann por pagarle un máster de cómo es la vida de un entrenador profesional. No hay que olvidar que llegó al ATB de entrenar fútbol base y no tener el más mínimo bagaje a la hora de manejar una plantilla profesional y convivir con un entorno exigente como es Mallorca con mucha prensa escrita y audiovisual.

Finiquito

La grada de Son Malferit le gritó que se vaya. Creo que se equivocan. El verdadero culpable de este fracaso deportivo es quien le fichó. Este no es otro que el propietario del club que firmó al técnico por dos temporadas. Una gran operación de su representante que seguro que exigirá hasta el último euro a la hora de negociar el finiquito si no lo está haciendo ya. En juego está si comisión y veremos si también sus risas y abrazos con el millonario propietario alemán. Sobre Patrick Messow, director deportivo, ni está ni se le espera. Mucho mejor así…


Portada: De la Morena dubitativo en su área técnica en el encuentro ante el At. Saguntino (GuiemSports).

Sobre Tomeu Terrasa

Comunicador dedicado durante más de 30 años a la información deportiva. Ha narrado al RCD Mallorca en Primera y Europa además de acompañar a Moyà y Nadal alrededor del mundo desde 1997.

Deja un comentario

*