Territorio Federer

2017_10_15 Federer 02

Rafel Nadal llegaba a la final de Shanghai con unos números imparables. Bueno, casi imparables si consideramos que en este 2017 la horma de su zapato se llama Roger Federer. El suizo cortó una racha de dieciséis victorias consecutivas del manacorí y tres finales en fila sobre pista rápida. Algo que no sucedía desde hacía cuatro años en una temporada en la cual reconquistó a Djokovic el número uno. Unos parámetros muy parecidos hasta que, el diez veces campeón de Roland Garros, se topó con la inercia del tenista de Basilea. El cual ya le ha enlazado cinco triunfos seguidos -cuatro este curso- y siete sets seguidos desde la final del Australian Open al paso por la parte de la temporada más prolífica para Federer: la temporada indoor de otoño.

Nadal lidera el ránking con 1.960 puntos de ventaja sobre un Federer no defiende nada hasta final de año.

Experto bajo techo

Cierto es que Nadal todavía lidera el ránking mundial con una prudencial ventaja de 1.960 puntos. Pero el número dos del mundo no defiende puntos y se mueve como pez en el agua en moqueta bajo techo. En Shanghai mostró un aperitivo de ello desde la primera agresiva bola que jugó desde el resto. Dominando los boteprontos para no ceder un centímetro de pista y desplazándose en vertical hacia la red con la elegancia de un patinador sobre hielo. Basilea, París Bercy y Londres serán las siguientes etapas de las dos leyendas del tenis en su nuevo capítulo por el número uno.

Federer y Nadal sonrientes en la ceremonia de entrega de trofeos tras la final de Shanghai.
Federer y Nadal sonrientes en la ceremonia de entrega de trofeos tras la final de Shanghai.

Emociones fuertes

Veremos como responde la rodilla de Nadal y si altera su calendario. La distancia numérica, como decíamos, es todavía suficiente. Pero, conociendo al tenista de Manacor, no arriesgará de más con el coste de poder llegar en malas condiciones a las Finales ATP. Una cita marcada en rojo al no haber logrado todavía convertirse en Maestro del año y poder terminar el curso en el trono. Federer dará guerra hasta el final. Sin estar al cien por cien en Flushing Meadows, tomó un parón necesario para su espalda y encarar el final de temporada con todo y más. Los dos mejores de la historia prometen espectáculo y emociones fuertes hasta la última bola en juego en este 2017.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*