Arranca un US Open con cambios

El último Grand Slam de la temporada arranca con cambios importantes en cuanto a infraestructura. Si en 2015 el US Open presentaba las nuevas pistas exteriores y de entrenamiento, además de la estructura semi terminada de la cubierta de la Arthur Ashe, en la presente edición ya está operativo el techo retráctil. Además también se estrena la nueva pista Grand Stand con mayor capacidad. Todo ello para seguir innovando al igual que ya lo hizo el Open de Australia o Wimbledon. Quien se está quedando atrás es Roland Garros. El abierto francés sigue enrocado en las disputas para ampliar sus instalaciones y cerrar la Philippe Chatrier. El proyecto está en fase inicial y se prevé que llegue en 2019.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *