El bus de Mandiola

2019_09_16 ATB

La icónica imagen de Manix Mandiola al volante del nuevo autocar del Atlètic Balears es el fiel reflejo de su manejo del vestuario. Los balearicos suman nueve puntos de doce posibles y, a diferencia del pasado curso, han logrado engancharse a la parte alta desde el inicio. Más mérito tiene esta circunstancia si consideramos que la plantilla está renovada al ochenta por ciento aproximadamente. El técnico vasco es como el chófer del transporte escolar que, a pesar de que cada curso cambian los estudiantes porque unos van terminando su escolarización y otros nuevos llegan, es capaz mantener el orden y la disciplina.

Mandiola mima y pule paciente a Cervero como el estilete que, llegados los momentos importantes, sume a la causa.

Margen de mejora

Mandiola posó junto al vehículo con dos alumnos aventajados del pasado curso como Villapalos y Vallori. Ahora es el turno para que otros vayan ensamblándose tal y como se reivindicaron con goles Ortiz y Gabarre o la capacidad de Jordan para agitar el partido en el segundo tiempo. Los resultados de pretemporada regaban de dudas muchas opiniones. A pesar del amplio margen de mejora existente, el equipo es fiable tal y como se mojó el de Eibar antes de arrancar en Langreo. La jugada de pizarra del primer gol, reconocían tras el partido, se había ensayado y trabajado en los entrenamientos. Tiempo al tiempo, dicen, pero lo más importante es la voluntad como demuestran en cada jornada con la piña de titulares y suplentes sobre el círculo central al final del partido.

Mandiola al volante del bus junto a Villapalos y Vallori. Foto: ATB.
Mandiola al volante del bus junto a Villapalos y Vallori. Foto: ATB.

Cervero

Del triunfo ante el Sanse me quedo con dos imágenes. La de Diego Cervero celebrando en el banquillo los goles como propios -tal y como se aprecia en la imagen de portada- además de entrenarse en solitario una vez finalizado el partido. Los que conocen al asturiano no dudan de su compromiso. Reconoció que no llegaba en el estado de forma adecuado y no escatima en trabajo para acortar plazos. También los que ya hemos comprobado el talante del entrenador eibarrés sabemos que dos viejos rockeros del fútbol tienden a encontrar afinidad con mayor facilidad. Mandiola le dio su primera oportunidad a Cervero en Majadahonda y reconoció que todavía le falta la chispa que demuestran Gabarre y Arturo. El vasco mima y pule el estilete que, cuando lleguen los momentos importantes, pueda sumar a la causa la experiencia para manejar situaciones comprometidas.


Portada: Gabarre celebra el tercer tanto blanquiazul (A. Magraner/ATB).

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *