El puzzle de Manix

2019_08_07 Mandiola

El titular que define la temporada que se le avecina al Atlètic Balears es “a estrenar”. Nueva plantilla, nuevos rivales ante los que competir y, sin duda lo más esperado, nuevo escenario en el cual se jugarán los partidos de local. Lo único que no cambia es la presencia de Manix Mandiola y su staff como inquilinos del banquillo blanquiazul. El tercer capítulo del vasco en el proyecto balearico tiene por delante el desafío de ensamblar todas las piezas de un complejo engranaje con la obligación de renovar la moral a la tropa.

El balearico se aferra a la esperanza de ver levantado y renovado su mayor símbolo colectivo desde los 60.

Nueva dimensión

El Baleares ha caído este año en el Grupo I. Nuevos y complicados desplazamientos a lugares tan dispares como el norte peninsular, Canarias o el norte de África pasando por Madrid. Si algo justifica la competitividad del grupo es el hecho que, en las últimas dos temporadas, el campeón ha ascendido de forma directa: Rayo Majadahonda y Fuenlabrada. La presencia de filiales de importantes equipos de Primera será también un condicionante que no debemos obviar. Una nueva dimensión que, sin duda, exigirá renovar planteamientos y el estudio de los rivales tras nueve campañas en el Grupo III.

Las obras del Estadi Balear en estado avanzado antes del inicio de liga. Foto: ATB.
Las obras del Estadi Balear en estado avanzado antes del inicio de liga. Foto: ATB.

Caras nuevas

Mandiola destacó tras el encuentro ante el Cartagena, segundo amistoso de la pretemporada, que seguía teniendo una plantilla corta. A día de hoy son dieciocho los efectivos de los cuales dispone. De ellos siguen Herrera, Vallori, Peris, Villapalos, Rovirola y Canario. La docena de caras nuevas, más los que pueden llegar, tienen el reto conocer, entender y meterse en la dinámica del eibarrés. Conociendo a Manix estoy convencido que volverá a marcarse como único objetivo, antes del inicio del nuevo curso, poder lograr que el balearico se sienta orgulloso de los suyos. A partir de entonces, el listón podrá ir elevándose o recular a cotas más modestas.

‘Tornam’

En el único aspecto sobre el cual no se arroja ningún tipo de duda es en la ilusión que genera ver como el Estadi Balear afronta sus últimas fases de remodelación antes de su reapertura. Este comodín ha sido el bote salvavidas tras el golpe de quedarse a las puertas del ascenso. Seis temporadas en el exilio dan para mucho. El efímero paso por Magaluf a punto estuvo de acabar en un inesperado PlayOff por las circunstancias que reodeaban el proyecto autóctono que capitaneó Nico López. Son Malferit ha seguido la tradición de sonrisas y lágrimas con la Copa Federación, dos PlayOff y sufridas permanencias. El balearico, sea indistintamente veterano o joven, se aferra a la esperanza de ver levantado y renovado el mayor símbolo colectivo blanquiazul desde los años 60.


Portada: Manix Mandiola e Íñigo Arriola departen en Son Malferit durante la pretemporada (ATB).

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *