Un enamorado del voleibol

2019_08_27 Miquel Gayà 01

Si algo ha unido al voleibol mallorquín en la gris jornada de este martes ha sido la consternación por la pérdida de Miquel Gayà. Podías encontrarle en Son Moix, Na Capellera, el CIDE o cualquier pista donde jugara un equipo de la isla. Era un enamorado del voleibol y no desaprovechaba ocasión para manifestar su pasión por este deporte. Este ilustre aficionado también demostraba ser un estudioso escribiendo sus reflexiones en su página de Facebook Es nostro voleiIBol. Allí analizaba durante la semana los resultados de Superliga masculina y femenina, Superliga2 e incluso compartía los éxitos baleares en voley playa.

No habrá mejor escenario que el derbi mallorquín en Manacor para rendirle un más que merecido reconocimiento.

Vieja escuela

Conocí a Gayà en persona a mediados de la pasada temporada el día del homenaje a Damià Seguí. “Som en Miquel”, me dijo ofreciéndome su mano en Son Moix. Hasta entonces siempre había comentado y puntualizado en las redes sociales, con el máximo respeto, mis crónicas de Superliga en Diario de Mallorca. Ataviado con la camiseta del Son Amar y su bufanda de la penya ‘Els Tambors’, se distinguía como un seguidor de los auténticos. Así se lo reconocían con afectuosos saludos Marcos Dreyer del Voley Palma, Toni Figuera del CIDE o la gente del Club Voleibol Manacor siempre que coincidían.

Miquel Gayà junto a Marcos Dreyer en Son Moix. Foto: G. Rubert.
Miquel Gayà junto a Marcos Dreyer en Son Moix. Foto: G. Rubert.

Homenaje

Esta temporada que arrancará en octubre, quedará vacío su asiento en todos y cada uno de los pabellones que visitaba cada fin de semana. Caprichos del destino, el calendario de la Superliga ha deparado un ConectaBalear-Urbia en la primera jornada. No habrá mejor escenario que el derbi mallorquín en el Miquel Àngel Nadal, la nueva casa de los manacorins este año, para rendirle un más que merecido homenaje a Miquel Gayà. Un hombre que vivió por y para nuestro voleibol de forma desinteresada. El único beneficio que se ha llevado, y no es poco, es el cariño que demuestra la familia de este deporte en las últimas horas recordándole y mandando sus condolencias a familiares y allegados.

Descansa en pau.


Portada: Miquel Gayà en su asiento del pabellón del Palau d’Esports (Gabriel Rubert).

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *