Escenario infalible de salvación

De estar a un gol del Cádiz de bajar matemáticamente, a conseguir un tanto en el descuento que le permite depender de sí mismo en la última jornada. Este no es un detalle menor si tenemos en cuenta los antecedentes del Mallorca en contextos similares. Nunca en su historia los barralets han perdido la Primera División cuando han llegado al último partido con los deberes de la permanencia todavía por hacer, pero ubicados en la zona de permanencia. Solamente en la segunda etapa del club en la máxima categoría, se regresó a la división de plata al caer de la zona de promoción a hacerlo de forma directa en la última fecha (1965/66).

Todo apunta a que el escenario es ideal para que el equipo que dirige Javier Aguirre logre sellar en el pasaporte su trigésima temporada en la máxima categoría. De las otras siete ocasiones en las cuales el Mallorca bajó a Segunda, dos fueron en promociones contra Espanyol (1962/63) y Oviedo (1987/88). Mientras que en las otras seis llegó al final teniendo que mirar otros resultados o ya descendido de forma matemática en el último episodio de la campaña (1969/70, 1983/84, 1991/92, 2012/13 y 2019/20).

Nunca en su historia el Mallorca ha descendido a Segunda llegando a la última jornada en zona de permanencia.

No fallaron

En cambio, se han producido tres finales felices como el que espera el mallorquinismo el próximo domingo en El Sadar. La única diferencia es que, en esta ocasión, no será en Son Moix como entonces. En la temporada 2001/02 el equipo que había disputado la Champions League se medía al Valladolid con un solo punto por encima de Las Palmas (39) y venció tras remontar el tanto visitante inicial (2-1).

Tres temporadas más tarde (2004/05), la de la famosa remontada de diez puntos al Levante, el Mallorca recibía al Betis también con una mínima renta de un punto por encima de los ‘granotes’ (37). La igualada con los de Serra Ferrer (1-1) fue suficiente para la salvación. El último de ellos fue en la temporada 2010/11 cuando el equipo de Michael Laudrup se complicó la permanencia y tenía dos puntos de margen sobre el Zaragoza (42). La derrota ante el Atlético de Madrid (3-4) dejó el objetivo a expensas de un Deportivo que falló también ante el Valencia (0-2), permitiendo a los aragoneses evitar el desastre

 

Formación titular del Mallorca en el descenso del Bernabéu (1965/66). Foto: TodoColección.net

Único borrón

En ese precedente de la campaña 1965/66, el Mallorca llegó a la máxima categoría tras campeonar en Segunda y no pudo prolongar su estancia en la máxima categoría como sí había hecho en su primera etapa (1960-63). El equipo de los Vicente, Doro, Bolao, Sans, Iguarán, Martínez, Molina, José Luis y los uruguayos Pini, Núñez y Bergara estuvo a las órdenes de César Rodríguez, hasta la 12ª jornada, Andreu Quetglas como interinio y el argentino José Héctor Rial durante toda la segunda vuelta. Como en esta ocasión, los mallorquinistas ganaron al Athletic Club en la penúltima jornada en el Lluís Sitjar (3-1).

Un triunfo que situaba a los isleños (23 puntos) en zona de promoción de permanencia saliendo, junto al Sabadell (23), de un descenso directo en el cual entraron CD Málaga (23) y Betis (22). A diferencia de la actualidad, en la última fecha el Mallorca visitaba a un Real Madrid que debía ganar para apurar sus opciones de recortarle un punto al Atlético de Madrid para ser campeón. La goleada local en el Santiago Bernabéu (5-1) no sirvió a blancos ni rojinegros para cumplir sus objetivos. A pesar de que el Sabadell también perdió en San Mamés (3-0), el empate entre Málaga y Betis salvó a los malacitanos y condenó también a los verdiblancos.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja una respuesta

*

Acepto la politica de privacidad *