Esquivar un infierno

2016_06_29 Dami

Alarma y desconcierto

Eran algo más de las 21.30h y los medios de comunicación digitales se hacían eco del atentado en el aeropuerto de Estambul. En estos tiempos que desgraciadamente corren, automáticamente uno reacciona pensando si alguien cercano reside o, casualmente, debía pasar por esa zona. Descartados familiares, amigos o conocidos; me acordé que el equipo español U14 femenino había cerrado esa mañana su participación en el clasificatorio de la Summer Cup disputado en Turquía.

A pesar que la distancia entre Mersin -sede de la prueba- y Estambul es de casi mil kilómetros, las chicas debían pasar por el aeropuerto de la antigua capital bizantina antes de regresar a casa. Escribí un breve mensaje de texto a uno de los padres y su respuesta motivó el tema de este artículo: “Menos mal que el partido de dobles se alargó, perdieron su enlace y cambiaron el billete para mañana. Esta tarde tenían que estar en el aeropuerto de Estambul. ¡Qué barbaridad!”.

Escapar de una fatalidad

En el tenis un punto puede cambiar un partido. En la vida, lo que aparentemente es un contratiempo, puede evitarte estar en el lugar y momento inadecuado. Imposible calibrarlo en ese instante en que, un cambio de planes, nos nubla la vista y genera el estrés consecuencia de haber alterado la cronometrada planificación que llevamos. Unos creerán en sus preceptos religiosos, otros en la predestinación o –sencillamente- en la sucesión de casualidades que evitan encontrarte ante una fatalidad. Pero lo que está claro es que vale más perder un minuto en la vida, que la vida en un minuto.

Dani Fuster: “Tenían que estar en el aeropuerto de Estambul. ¡Qué barbaridad!”.

Como habréis comprobado, todavía no he mencionado el resultado de las chicas en Mersin. Terminaron terceras tras imponerse a las anfitrionas en esa crucial –no solo deportivamente- remontada en el definitivo partido de dobles. No pudieron clasificarse para la siguiente fase pero Fiona, Jessica y Dami se llevan una lección de vida muy valiosa tras esquivar un infierno: más allá del resultado, lo importante es poder volver a casa. Siempre.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *