Golpe encima de la mesa

Inmejorable e incontestable resultado el que logró Jordi Roger en su debut oficial como técnico del Atlètic Balears. El nuevo inquilino del banquillo del Estadi Balear pasó con nota su primera prueba de fuego ante el millar de aficionados que se dieron cita ante el Inter de Madrid y pudieron disfrutar de una goleada (4-0). Lo cierto es que no tenía una tarea fácil si tenemos en cuenta la alargada sombra que dejó Manix Mandiola a nivel de resultados y rentabilidad, al menos durante la fase regular, en las últimas tres temporadas y que elevaron el liston de exigencia de la propiedad y la sufridora per fiel afición blanquiazul.

La goleada supone una declaración de intenciones, se desmarca de las comparaciones y calma las aguas.

Ambición

Poco pudieron quejarse aquellos que lamentaron, sobre todo tras perder el ascenso en el PlayOff express en el mes de julio, que a los balearicos les faltó ambición ofensiva. Marcaron los cuatro hombres de ataque y tres de ellos -Dani Pichín, Fito Miranda y Vinicius Tanque- eran fichajes nuevos. Otra muestra de que Roger mira hacia delante fueron algunos de los cambios. Los delanteros Ferran Corominas y Marcos Baselga entraron en el segundo tiempo con el marcador ya resuelto. Es cierto que con los cinco cambios disponibles, ahora también en Segunda B, los entrenadores tienen más posibilidades de repartir minutos y el extécnico del Cornellà y la Balompédica Linense explicó que le faltó algún partido más de preparación. Otra muestra del inconformismo del catalán quedó patente en sus declaraciones tras el choque confesando que le sobraron los últimos veinte minutos con la expulsión del lateral izquierdo José Peris y la lesión, en su debut, del joven delantero formado en la cantera del Zaragoza.

Eficacia

La goleada en la primera jornada supone una declaración de intenciones para empezar a desmarcarse de las inevitables comparaciones y calmar las aguas en el entorno. Sin victorias en pretemporada, igual que el pasado curso con Mandiola, los balearicos demostraron máxima eficacia cuando hay puntos en juego. Más este año que, con la anormalidad de la pandemia, no hubo presentación oficial en el Trofeu Nicolau Brondo y el primer encuentro de liga ejerció como tal. Ganar y, sobre todo convencer, era fundamental también de cara a la condición especial de esta primera fase competitiva que no dará tregua con duelos antes los tres máximos rivales para quedar entre los tres primeros: Rayo Majadahonda, Atlético B y Real Madrid Castilla.

De frente

Roger parece un tipo cercano pero con las ideas claras y que va de frente. Eso al menos se desprendía en sus intervenciones en Catalunya Radio durante los programas nocturnos en los que participaba como analista opinando sobre el Barcelona, Espanyol, Girona y resto del fútbol catalán también de Segunda B. Lo que más llamaba la atención del entrenador d’Horta entonces era su permanente afonía. Algo que espero que sea más consecuencia de la forma en cómo vive los partidos y los entrenamientos con intensidad y pasión antes que cualquier patología en sus cuerdas vocales. Esta idiosincrasia gusta y mucho a sabiendas de cómo había terminado su antecesor la relación con la propiedad de Ingo Volckmann y el director deportivo Patrick Messow. También durante la semana previa al debut liguero el exfutbolista del Palamós tuvo el detalle de encontrarse de forma informal con varias peñas balearicas demostando que ya sabía donde ponía los pies al aterrizar en la Via de Cintura.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja una respuesta

*

Acepto la politica de privacidad *