La vendetta de García Plaza

Si Luis García Plaza disfrutaba de joven asistiendo al Vicente Calderón, todavía entonces en pie, seguro que en su etapa como entrenador no guardaba tan buen recuerdo de las visitas al feudo rojiblanco hasta esta última. El técnico del Mallorca, que sorprendió en la rueda de prensa previa a la Copa del Rey al reconocer que en su infancia seguía al Atlético de Madrid en las finales coperas, llegaba al nuevo Metropolitano con un balance de cinco tropiezos en las cinco veces que sus equipos jugaron en el antiguo templo colchonero.

El último choque ante los colchoneros, el 23 de noviembre de 2013, acabó en su mayor goleada encajada en Primera (7-0).

Cinco tropiezos

Su primera vez en el estadio a orillas del Manzanares, con el Levante, se saldó con una goleada atlética por 4-1 (2010/11). El siguiente curso en el Getafe, ya con Diego Pablo Simeone como inquilino del banquillo del Calderón, el tropiezo se saldó con un 3-0. En la temporada 2012/13, los azulones de García Plaza se midieron al Atlético de Madrid en Liga (2-0) y también en la ida de los octavos de final del torneo del KO (3-0). Pero si hay una derrota que seguro que el técnico madrileño llevaba marcada a fuego, fue la última. El 7-0 padecido el 23 de noviembre de 2013 tiene muchas connotaciones.

 

Simeone y García Plaza se saludan antes del encuentro en el Metropolitano (LaLiga).

De la peor pesadilla

Perder jamás es plato de buen gusto y mucho menos si aquellos siete goles en el viejo Calderón han significado tu peor derrota en Primera División. La temporada 2013/14 fue la primera que García Plaza no pudo completar en la máxima categoría. Ángel Torres, presidente de la entidad getafense, decidió poner fin a su andadura como entrenador tras 27 jornadas. Cierto es que el duelo frente al Atlético de Madrid era todavía en la primera vuelta, pero ese curso marcó el cambio de aires del técnico hacia Asia y Oriente Medio. El Getafe de entonces fue arrollado por el mismo cuadro colchonero que meses después logró el título liguero y cayó en la final de la Champions League en Lisboa. La del gol de Sergio Ramos en el descuento para forzar la prórroga cuando los atléticos acariciaban su primera orejona con los dedos.

Al dulce regreso

Ocho años después, el Mallorca de García Plaza ha doblegado al vigente campeón de Liga y que ahora está contra las cuerdas en la tan ansiada competición continental. Los Raúl García y David Villa, con un doblete cada uno ese día de 2013, más los otros goleadores Diego Costa y Adrián López, ya son parte de la historia rojiblanca. En el Metropolitano, los Luis Suárez, Antoine Griezmann, Joao Felix o Ángel Correa no pudieron ampliar, ni siquiera mantener, el resultado favorable para los locales que campeaba en el electrónico a diez minutos del final. Simeone es, junto a Koke Resurrección, el único denominador común entre esos dos episodios. Precisamente el actual capitán rojiblanco fue el último jugador que trató de impedir que Take Kubo fusilara a Jan Oblak en el minuto noventa para culminar, con el contraataque perfecto, la remontada y revancha de su entrenador.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja una respuesta

*

Acepto la politica de privacidad *