El Mallorca juega contra doce

2017_01_31 Mallorca

Y podríamos considerar que los hombres de Olaizola juegan contra catorce si contamos, además del árbitro principal, a sus dos asistentes. Mucho se habla de goles robados al Barça, penaltis contra el Sevilla y actuaciones arbitrales sospechosamente orientadas a reforzar el liderato del R. Madrid. Pero lo que me parece más escandaloso es la cantidad de puntos que potencialmente han volado del casillero del Mallorca en las últimas jornadas: penaltis en contra, otros no señalados a favor y expulsiones. El balance es de cinco penaltis en contra por solo dos a favor y hasta siete expulsiones de futbolistas rojillos.

El Mallorca es el segundo equipo con más expulsados y penaltis en contra.

Perseguidos

Llama mucho la atención. Sobre todo en los últimos partidos. El inexistente penalti de Raíllo en Getafe le birló dos puntos al Mallorca. Siete días después, en Reus, otra pena máxima en contra señalada por Pérez-Montero nada más empezar el partido. Este segundo, por suerte, atajado por Cabrero. La inercia es negativa si consideramos que Cordero-Vega hizo la vista gorda con dos manos dentro del área del Cádiz este pasado fin de semana en Son Moix. En Elche el Mallorca terminó con nueve futbolistas sobre el terreno de juego, más otro penalti en contra -fallado al larguero- pero que condicionó muchísimo el encuentro. Igual que la expulsión de Brandon al descanso del último partido antes de fiestas en Soria. El árbitro debió mirar para otro lado. En el túnel de vestuarios, en caliente y con las pulsaciones a tope; suelen pasar estas cosas que no revierten mayor importancia.

Machacados

Hasta siete futbolistas de la primera plantilla se han ido al vestuario antes de tiempo: Moutinho, Company, Oriol, Raíllo, Pleguezuelo, Brandon y Saúl. En este capítulo solo el Nàstic, con diez rojas, ha recibido más expulsiones esta temporada. Qué fácil es pitar al colista, al igual que a un Mallorca que ya no es nadie para la LFP ni la RFEF. La falta de pedigree se refleja también en los penaltis. La temporada anterior, las buenas relaciones con Tebas tumbaron en la positiva inercia de los penaltis que encauzaron la llegada de Vázquez en el banquillo. Ante Alcorcón y Ponferradina se sumaron seis puntos tras sendos tantos de Pereira desde los once metros para abrir el marcador. Pero el viento ya no sopla a favor y el balance actual de la temporada es de solo dos penaltis señalados a favor por cinco en contra. Solo el Zaragoza tiene un peor registro con solamente un penalti a favor y hasta siete en contra. Otro equipo, el maño, que lleva cuatro años deambulando por la Segunda sin arreglo.

Jugar con fuego

Ahora la buena predisposición institucional está al lado de clubes recién descendidos. Como el Rayo Vallecano. Sería inadmisible para los estamentos oficiales que los madrileños regresaran a Segunda B. Los vallecanos solo han recibido una expulsión este año y tienen un balance a favor de penaltis (3-2). Me preocupa que a un perseguidor en la lucha por la permanencia como el UCAM le hayan señalado cinco penaltis a favor, ninguno en contra y solo dos expulsados. Los murcianos son un club solvente, cumplidor y muy atractivo para permanecer y consolidarse dentro del fútbol profesional. El Mallorca no puede jugar con fuego.


Foto portada: LFP.

Sobre Tomeu Terrasa

Comunicador dedicado durante más de 30 años a la información deportiva. Ha narrado al RCD Mallorca en Primera y Europa además de acompañar a Moyà y Nadal alrededor del mundo desde 1997.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *