Manix no iba de farol

2019_08_25 Mandiola

Tenía razón Manix Mandiola cuando, una semana atrás, afirmó que el Atlètic Balears sería “un equipo fiable al cien por cien a corto plazo”. La frase no era baladí. Los balearicos acababan de poner fin a la pretemporada venciendo en los penaltis al Poblense en el trofeo Nicolás Brondo. El balance en la hoja de servicios blanquiazul era de cero victorias en los cinco amistosos disputados. Al entrenador vasco le preguntaron sobre las dudas que se cernían sobre un equipo todavía en construcción y sin más balas de fogueo por gastar y no vaciló en su habitual serenidad.

Tenía razón Mandiola cuando afirmó que el ATB sería “un equipo fiable al cien por cien a corto plazo”.

Oficio

El Baleares fue pragmático, fiable y compitió en Langreo en su debut en el Grupo I de Segunda B. La victoria por la mínima deja varias conclusiones. Había dudas sobre la falta de creación y gol del equipo. Es cierto que los balearicos aprovecharon la única ocasión clara tras una recuperación de Villapalos y el apoyo de Gabarre. La definición del pivote podría haberla firmado un ‘nueve’. Los locales solamente inquietaron la zaga isleña a balón parado y embotellándoles en los últimos minutos. El oficio balearico logró imponerse a pesar de que seis de los once titulares debutaban con la elástica de las tres franjas azules.

Celebración del tanto balearico de Villapalos. Foto: ATB.
Celebración del tanto balearico de Villapalos. Foto: ATB.

Cerrojo

Empezando por atrás, Herrera sacó dos paradas espectaculares que le valdrán tomar ventaja en la competencia con Ginard en la portería. Aurtenetxe aportó seguridad junto a Vallori en el eje defensivo. Se estrenó Orfila en el carril derecho proyectándose para apoyar al extremo Ortiz. El exleonés fue sustituido por Arturo, primer cambio de Mandiola, quien aportó trabajo y entrega pero se encontró muy solo en punta en la única contra que intentó. Completaron la nómina de bautizos Haro por la izquierda, Iturraspe por detrás del punta -dio entrada a José García en los últimos minutos-  y Gabarre como referencia ofensiva.

Hechos consumados

El técnico eibarrés no iba de farol a una semana de empezar la liga. Tampoco habló por hablar cuando llegó y sentenció categóricamente que venía a sacar al Atlètic Balears del pozo hace dos temporadas. Cumplió y tampoco falló en su pronóstico un año atrás cuando dijo que el objetivo era que el balearico volviese a sentirse orgulloso de su equipo tras un año de penurias. Queda demostrado, una vez más, que la palabra de Mandiola va a misa. El guipuzcoano no necesita soltar un titular para quedar bien a riesgo de tener que arrepentirse. Al contrario. Su buen hacer ha provocado incluso que más de uno se haya tenido que tragar el suyo propio.


Portada: Manix Mandiola junto al delegado Pepe Gómez en el uevo Ganzábal (ATB).

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *