Motivos para creer

2019_06_27 ATB 02

Honestamente creo que el Atlètic Balears no es favorito el domingo para ascender a Segunda División. Ello no quita que, en mi opinión, los balearicos salieron de Anduva tocados pero no hundidos todavía. Así lo demuestra la arenga motivadora de Iñigo Arriola, segundo entrenador, que IB3 emitió en sus informativos. Con todo perdido, los balearicos tienen mucho que ganar ante el Mirandés. Empezaron la temporada sin ser candidatos a nada, desde el club no se marcó ningún objetivo ambicioso, y se terminó en lo más alto.

Si hubiesen ascendido a la primera y con la gorra, nunca mejor dicho, no serían el Baleares.

Liberados

En esta segunda final por el ascenso, la clasificación otorgaba al ATB la condición de favorito. Con el dos a cero de los burgaleses, se han girado las tornas. Los mallorquines asumirán en Son Malferit el papel en el cual mejor se han sentido esta temporada. Es cierto que los empates sin goles con los cuales llegaron a la vuelta con el Racing y el Melilla los firmaría ahora cualquiera pero, los de Manix Mandiola, sufrieron lo indecible para mantener su ventaja inicial. Me refiero a una cuestión puramente mental. Solamente queda una bala y no hay nada que defender. No se trata de salir a tumba abierta, sino de liberarse de cualquier tensión que pueda atenazar a los once, o catorce, elegidos por el técnico eibarrés.

Recibimiento a los futbolistas del ATB antes del partido contra el Racing. Foto: FTKS.
Recibimiento a los futbolistas del ATB antes del partido contra el Racing. Foto: @FanatiksATB.

Todo o nada

Recordemos cuando el año pasado el equipo estaba virtualmente descendido a ocho puntos de la permanencia y llegó la reacción. Ahora es el todo o nada en noventa minutos. El cansancio acumulado por una plantilla declarada durante todo el curso como corta de efectivos no influye. Tampoco las bajas por sanción ni los pocos precedentes de resultados de victorias por más de un gol en casa. Mandiola se marcó el único objetivo de hacer que el balearico volviese a sentirse a orgulloso de los suyos. Eso harán el domingo. Asciendan o no, morirán de pie y fieles a la idea que les ha traído hasta aquí. Sin importar los contratiempos, lastres o errores que han dificultado el camino. El técnico vasco dijo antes del PlayOff que creía que este era “el año del Baleares”. Citando al capitán Andrés Llistó cuando regresó en 2009: “el sufrimiento es el pan del balearico”. Si hubiesen ascendido a la primera y con la gorra, nunca mejor dicho, no serían el Baleares.


Portada: Kike López arenga a sus compañeros antes de un partido de esta temporada (GuiemSports/ATB).

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *