No disparen a Mandiola

2018_09_20 Mandiola 01

No es ningún secreto que la propiedad del Atlètic Balears y Manix Mandiola tienen una relación estrictamente profesional. A pesar de que el técnico vasco salvó la papeleta evitando el descenso a Tercera, acabó como campeón del Grupo III y logró el mejor arranque de la historia balearica en Segunda B, no han sido pocas las veces que se ha cuestionado su continuidad al mínimo síntoma de dudas en los resultados del equipo. El eibarrés ha demostrado con creces que es un especialista en supervivencia.

La mala racha visitante permite resurgir a los que auguraban un descalabro tras no ganar ni un solo amistoso.

Desconfianza

Que los blanquiazules hayan visto evaporado su margen de cinco puntos sobre el segundo clasificado y el Eivissa, tercero en discordia, empiece a asomar la cabeza ha vuelto a poner nervioso a Ingo Volckmann, Patrick Messow según cuenta su entorno en el club. Perder en el descuento ante Las Palmas Atlético y acumular una aciaga racha como visitante hacen redoblar de nuevo los tambores de guerra de los mismos que a finales de agosto auguraban un descalabro tras no haber ganado ni un solo amistoso de pretemporada.

Cervero sobre le césped del anexo de Gran Canaria tras el encuentro ante Las Palmas Atlético. Foto: ATB.
Cervero sobre le césped del anexo de Gran Canaria tras el encuentro ante Las Palmas Atlético. Foto: ATB.

Carismático

Es cierto que otras fricciones internas como la titularidad vitalicia de Manu Herrera en la portería o las reticencias de Mandiola de contar con Alberto Canario agravan la situación. No obstante el experimentado inquilino del banquillo del Estadi Balear también fue tajante en la rueda de prensa previa al desplazamiento a Canarias al no querer hablar de los fichajes. Manix cuenta como principal baza el apoyo de la masa social balearica. El carisma del guipuzcoano encajó como anillo al dedo con una sufrida hinchada que había perdido la fe.

Gestión

Haber nadado en la abundancia de las ocho victorias consecutivas nubló la vista a algunos incautos cuando, en realidad, han servido de paracaídas por si llegaban mal dadas. Asumiendo que el equipo necesita refuerzos, ya no tanto para la fase regular sino pensando en un asalto al ascenso, Mandiola ha sabido jugar siempre con las cartas que le han dado manejando a la perfección el vestuario y los tiempos. El único pecado del de Eibar ha sido solamente decir las verdades a la cara ante quien sea. No disparen al pianista.


Portada: Mandiola abandona el césped de Son Malferit (Guiem Sánchez).

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *