Presión… ¿qué es eso?

2016_08_13 Nadal

Máxima exigencia

Los deportistas profesionales, de rendimiento máximo y/o deportistas olímpicos se enfrentan a situaciones y competiciones deportivas de máximo nivel. Ese nivel de rendimiento conlleva unas cotas muy altas de exigencia, a veces por parte del deportista y otras del exterior. Posiblemente la exigencia sea muy distinta de un futbolista que tiene por delante 42 semanas de rendimiento en competición -como el RCD Mallorca en Segunda- a la de un deportista de los que vemos estos días en los Juegos de Río que se la juegan en centésimas, décimas, segundos o pocos minutos.

Afrontar el reto

Imagina que mañana despiertas en la Villa Olímpica y tienes que competir, así, de sopetón. ¿Cómo crees que vivirías esa situación? ¿Podrías dormir por la noche esperando que llegue el momento de competir? ¿Podrías estar centrado y calmado ante el reto mientras representas a tu país? Yo, por ejemplo, no podría, no podría porque no he vivido el largo periodo de entrenamiento realizado para llegar aquí, y por tanto, no podría saber la confianza que debo tener para afrontar ese reto.

Sentir presión es subjetivo, pero difícil de dominar sin un trabajo a largo plazo preparatorio.

Aparece el estrés

El estrés es una respuesta subjetiva ante las situaciones, es decir, Rafa Nadal en la final de Roland Garros puede estar sin una pizca de ansiedad y quizás muchos de nosotros sí lo estaríamos. Para determinar la intensidad del estrés ante una situación, nuestro cerebro de forma automática analiza y juzga cómo de difícil, peligrosa y arriesgada es la situación, esa percepción de la situación ya nos podría aportar cierto grado de estrés; tras eso, analiza y juzga las propias fortalezas, el estado de forma y las experiencias vividas propias para saber si soy capaz de afrontar la situación. El resultado de ambos determina muchos pensamientos y emociones que nos surgen a modo de estrés.

Trabajar la autoconfianza

La clave es la autoconfianza. El psicólogo deportivo te puede ayudar a trabajarla: Si una situación es complicada (una final olímpica) y no tengo una confianza adecuada en mí y mis capacidades, puede superarme el estrés; por el contrario, si yo me percibo capaz, por muy complicado que sea la competición, el estrés será mucho más reducido. Hay, además, creencias sobre estas situaciones que nos limitan: que no ganes una medalla olímpica no significa que hayas perdido 4 años de tu vida, y tampoco es injusto que no ganes nada.

Querer es necesario para poder, pero no siempre es suficiente, el rendimiento y el trabajo no significan al 100% los resultados esperados. Por lo que la mejor opción, siempre es querer ser la mejor versión de ti mismo, y sin autoconfianza, eso no sale bien. Sentir presión es subjetivo, pero difícil de dominar sin un trabajo a largo plazo preparatorio.


Foto: ITF.

2016_07_10 Logo psicologo

Sobre Óscar Bueno

Psicólogo deportivo mallorquín y entrenador avanzado de fútbol. Trabaja con deportistas profesionales y amateur, jóvenes y veteranos de distintos deportes. Ha colaborado con el RCD Mallorca, BSA-Palma Air Europa o la Vilas Tennis Academy. Puedes encontrar más en www.oscarbueno.es

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *