El problema no es Piqué

2019_11_21 Piqué

Con el paso de los días estoy más convencido de que el hecho que la Copa Davis no haya remontado no es culpa de Gerard Piqué. El torneo por equipos más carismático del tenis ya estaba tocado de muerte antes de la aparición del grupo Kosmos con Rakuten como patrocinador. Entonces, como mínimo, mantenía su esencia en el formato de competición y calendario. El problema es que ahora que han tratado de reflotarlo sí la ha perdido del todo. El último símbolo de identidad que le queda es la ensaladera de plata como trofeo físicamente presente. Poco más. El grupo empresarial abanderado por el futbolista blaugrana no hace otra tarea que no hayamos visto ya en otros sectores.

Solamente si son Nadal o Djokovic quienes levantan el domingo la ensaladera se lograría evitar un golpe durísimo.

Prisas

La gran compañía adquiere otra empresa en quiebra a modo de oportunidad y tratan de dotarla de nuevo de viabilidad. El problema es que, en otros ámbitos, este proceso es lento y silencioso mientras que en cualquier evento deportivo de esta envergadura se vive de la imagen que se proyecta. La inmediatez de resultados y mejora es una exigencia innegociable. La única crítica que me parece gratuita es la escasez de afluencia en las pistas exteriores en el primer turno matinal. Que tire la primera piedra el Grand Slam que, entre semana, no tiene un aspecto desangelado en su pista central a las once de la mañana.

2019_11_21 Nadal

Sin Federer

Podría pasarme todo el artículo mencionando deficiencias estructurales, falta de claridad en criterios, complejidad del formato y regarlo con la desaprovación de los tenistas en la sala de prensa. Pero esto mejor lo dejo para los que están presentes en la Caja Mágica. Solamente el hecho que, a la par que se disputa la competición, Roger Federer se está paseando por Latinoamérica jugando exhibiciones, lo dice todo. La nueva Davis se refundaba con la intención de acabar con las bajas masivas de Top10 y el , de momento, mejor palmarés de la historia ni ha aparecido por Madrid.

Apagado

Harán bien Piqué y el equipo de Kosmos en tomar buena nota de todos los aspectos a mejorar de cara al próximo año. Solamente si son Nadal o Djokovic, junto a sus respectivos equipos, quienes levantan el domingo la ensaladera se lograría evitar un golpe que puede ser muy duro. Sobre todo porque, a diferencia de antes, faltarán doce meses para que se vuelva a hablar de la Copa Davis 2020. Antaño la competición parecía que siempre estaba en marcha al empezar a finales de enero y, con espacio en el tiempo, alcanzaba el mes de noviembre. Me quedo con una imagen comparativa. La pista de cualquier eliminatoria lucía colorido por las banderas locales y visitantes ondeando en las gradas. Ahora la pista central parece un cine o teatro con la grada completamente a oscuras. Entre todos la mataron y ella sola se murió…

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *