Recio es un valiente

Tarde de agosto, ilusiones renovadas, expectativas muy altas, un rival en teoría asequible, recién ascendido y con un presupuesto muy limitado. Minuto 30 y expulsión, por doble amarilla de un rival, situación idílica para una buena tarde de fútbol. La grada lo agradece, emoción e ilusiones a flor de piel. Los socios y aficionados queríamos más, sentíamos que las cosas podían ir muy bien, alguno decía que les podíamos “meter 3-4 goles”.

El ‘otro partido’

Maheta Molango bien posicionado en la grada, donde le gusta estar, con su guardia pretoriana: Iván Campo a su derecha, Javi Recio en la izquierda. Recio “debutaba” como director deportivo. Trabajando todo el partido, tomando notas sin parar, corrigiendo movimientos con la mirada, un tipo muy metido en su trabajo. Un currante. “Parece un buen tipo”, decían algunos aficionados. Todo bien.

Tensión en el ambiente

Llegamos al descanso sin nervios pero con cierta ansiedad. Segunda parte y el juego no mejora, empiezan algunas protestas a los jugadores, la afición se calienta por momentos, alguno ya recuerda épocas pasadas. El equipo no mejora, los cambios parece que no gustan a la grada, aumentan las críticas al equipo. El descontento es latente, Maheta lo percibe y se siente incómodo. No le gusta lo que ve, lo oye tampoco. Rápido, sin pestañear, se levanta y abandona su asiento, Iván le sigue. No hay buenas sensaciones.

Recio aguantó, como un profesional, que los aficionados le increparan en la grada tras el partido.

Solo ante el peligro

Recio no se mueve, se queda, está en su puesto de trabajo. Sigue en lo suyo. No le gusta la situación, su cara lo dice todo. Sufre, pero “parece un buen tipo”. La puntilla, último minuto y el Reus marca un golazo. Sin duda, uno de los goles de la jornada. La afición no da margen de error, está cansada, quiere más y mejor. No más de lo mismo. Recio sigue sin moverse, aguanta.

Termina el partido, la afición muestra su enfado, mucho. Recio se levanta y, aficionados que están cerca, le increpan fuerte. Algunos lo responsabilizan de los fichajes. Uno -el que decía “parece un buen tipo”– enfadado, mucho, le pide que se vaya. Que dimita, “¿¡para esto has venido!?”. Recio aguanta, es un profesional, buen tipo.

Recio es un valiente…

Sobre A Puerta Vacía

Pensador, reflexivo y amante de la filosofía y valores del deporte. Hombre estrechamente ligado al mundo del fútbol profesional.

Deja una respuesta

*

Acepto la politica de privacidad *