Resignados y humillados

Volckmann y Messow notoriamente emocionados tras el estreno del documental del 75 aiversario. Foto: ATB.

Ya pronostiqué el caos que se está viviendo en el At. Balears. Desde el primer momento comenté que no veía nada claro que desde el club se vendiera el ascenso a Segunda. Eso por no hablar de la surrealista película que quisieron contarnos Ingo Volckmann y Patrick Messow de pelear codo con codo con el Mallorca. Antes del descenso del todopoderoso, se vendía desde la entidad blanquiazul que el propietario iba a reducir el presupuesto a la mitad. Tras consumarse lo inevitable Volckmann fue jaleado por un entorno muy interesado -más antimallorquinista que balearico- para ir contra y a por el club rojillo.

Han tenido que asumir con resignación la humillación de verse a catorce puntos del Mallorca.

Impotentes

Todos los alentadores de este despropósito ahora mismo están inmersos en un bajón sin precedentes. Cabreados e indignados no dudan en mostrar un falso descontento fruto de la impotencia. Me refiero a estos balearicos mediáticos que ven como cada vez va menos gente a Son Malferit. Los poco que acuden, residuales, se están posicionando cada vez más en contra de todo lo que está sucediendo con pitos, abucheos y reproches por el esperpento que les está tocando vivir con esta caricatura de equipo. Lo más grave de todo es que se ve un club a la deriva. Las consecuencias de ello sólo pueden ser negativas. Peligra hasta la permanencia. Los aficionados se han dado cuenta, más vale tarde que nunca, que mis opiniones tenían fundamento.

Volckmann saluda al representante Rettori en la gala del 75 aniversario del ATB. Foto: GuiemSport.
Ingo Volckmann saluda al representante Rodrigo Rettori en la gala del 75 aniversario del ATB. Foto: GuiemSport.

Estafados

El aficionado blanquiazul se ha dado cuenta ya de que la actual propiedad les ha engañado. Quiero pensar que el señor Volckmann, que tenía claro que debía irse, le engañaron para hacer otro equipo a base de talonario. El fracaso es estrepitoso. No tiene precedentes. Han tenido que pasar once jornadas para que asuman con resignación la humillación de verse a catorce puntos del Mallorca. Por suerte ya se han dado cuenta de que sus vecinos están en otro mundo. La herida abierta en el ATB empieza por el director deportivo. Messow es un indocumentado del Grupo III que ha traído a un entrenador de juveniles. Volckmann tendrá mucho dinero, pero no tiene ni idea de como funciona este sarao.

Amotinados

Ya no valen las excusas de la superfície. Estamos cansados de escucharlo. Si los futbolistas del ATB fuesen tan buenos no estarían en un equipo de barriada con césped de plástico. Ahora la solución, dicen, pasa por echar al entrenador. Armando De la Morena tendrá su cuota de culpa, pero ¿dónde están los Oliva, Fullana, Xisco y compañía que eran tan buenos? Desaparecidos. ¿No están con el entrenador y hay un motín encubierto? Tiene toda la pinta. Que reflexionen sobre ello porque solamente han ganado tres partidos en tres meses. Tampoco sabemos nada del tema del Estadi Balear. No se ha movido nada todavía ni están trabajando las excavadoras. Otro engaño del cual los balearicos ya se están empezando a dar cuenta.


Portada: Messow y Volckmann desconsolados en la gala del 75 aniversario del ATB (GuiemSport).

Sobre Tomeu Terrasa

Comunicador dedicado durante más de 30 años a la información deportiva. Ha narrado al RCD Mallorca en Primera y Europa además de acompañar a Moyà y Nadal alrededor del mundo desde 1997.

3 comentarios

Terraza no se puede decir una verdad más cierta, si la aficion del Baleares dejase de menospreciar todo lo que hace el Mallorca y se centrasen en su equipo y aficion al igual les iría mucho mejor.
Viva la aficion del Baleares y sus jugadores.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *