Los rivales se han reforzado mejor

2016_08_18 Mallorca

Estoy preocupado porque, además de tener al Mallorca entre los cuatro últimos, veo que los tres equipos que le acompañan en la zona de descenso se han reforzado mejor. El Almería ha fichado a Javi Álamo que viene de Osasuna en Primera, Yoda del Getafe o Borja Fernández. El Nástic ha incorporado a un delantero solvente como Barreiro, la experiencia y veteranía de Emaná o Luismi del Valladolid. Encima la semana pasada en el campo del Levante, no parecía que hubiese 27 puntos de diferencia entre ambos conjuntos. El Mirandés ha recuperado a Urko Vera, Álex García del Tenerife y Quintanilla del Almería.

En el Mallorca no ha habido estabilidad en la plantilla ni confianza en el inquilino del banquillo.

Cambio de piezas insuficiente

Los rivales del Mallorca han fichado mejor. Es motivo para alarmarse que sus competidores para evitar el descenso han incorporado piezas para revertir la dinámica. El Mallorca no ha fichado gol. El equipo no marca por más que se diga que se generan ocasiones, si no se define es porque tienes un déficit de gol. Preocupa también que, con la llegada de Olaizola, se ha prescindido de los veteranos. En mi opinión hay que dar paso a los jóvenes en dinámicas positivas de resultados o en caso de tener el objetivo cumplido y pensando ya en la siguiente temporada. Este no es el caso. La situación es muy delicada y los jóvenes no tienen la experiencia necesaria. Si ahora tiene que volver a tirar de los veteranos, veremos como responden tras ser rechazados.

2016_10_05-mallorca-04
Vázquez no aguantó el mal inicio del equipo en liga. Foto: RCDM.

Ni estabilidad ni confianza

Es cierto que las plantillas deben empezar a seleccionarse en verano. La clave en cualquier empresas está en la selección de personal porque las empresas son las personas que la forman. Falta estabilidad desde hace años. Cada temporada se cambia de arriba a abajo la plantilla. No se acierta con los porteros. De los centrales del año pasado solo queda Yuste pero no era su posición natural. Ello provocó renovar el centro del campo desde cero y arriba cada temporada llegan delanteros prometedores pero, al final, sigue el déficit goleador. Se suspende en la confección de la plantilla además de en la continuidad de los entrenadores. El ejemplo es el Girona. Pablo Machín salva al equipo en la última jornada de la temporada 2013/14 y, a partir de su idea de juego y plantilla, se construye un proyecto ganador que cada temporada roza el ascenso. En el Mallorca no ha habido estabilidad en la plantilla ni confianza en el inquilino del banquillo.


Foto portada: Fútbol Balear.

Sobre Miquel Soler

Ex futbolista de Espanyol, Barcelona, At. Madrid, Sevilla, R. Madrid, Zaragoza y Mallorca. Entrenó también a los mallorquinistas en la temporada 2014/15. Actualmente es comentarista en beIN Sports y Radio MARCA Baleares.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *