El Roland Garros que no será

Este viernes debía embarcarme en mi décima cobertura consecutiva de Roland Garros. Desde 2011 he informado del segundo Grand Slam de la temporada para radio y medios escritos digitales como enviado especial en París. En estas nueve ediciones he visto a Rafel Nadal ganar siete de sus doce Coupe des Mousquetaires, a Carlos Moyà ganando el torneo de leyendas o la irrupción de Jaume Munar como Junior y llegando a pisar la pista Suzanne Lenglen para medirse a Novak Djokovic. Este año, pues, la crisis del coronavirus ha congelado el circuito profesional de tenis y el mundo entero.

Tal vez deban plantearse qué sentido tendría finalizar una temporada con la mitad de los Grand Slam sin disputarse.

Dudas

Es cierto que la Federación Francesa de Tenis ha desplazado las fechas hasta octubre en el calendario, pero esta época del año se asociaba de forma automática a la etapa final de la gira de tierra batida europea que marcaba el final de la primavera y el inicio del verano tenístico. Desconozco si el contexto de la pandemia otorgará una tregua para que se pueda recuperar el terreno perdido. Incluso me llena de dudas que la meteorología parisina otoñal, con el agravante de disponer de menos horas de luz diurna entonces, permita disputar tantos encuentros al aire libre sin interrupciones. En cualquier caso, esta huida hacia adelante de Roland Garros no fue seguida por Wimbledon que arrojó la toalla hasta 2021. Veremos qué sucede con el US Open siendo Nueva York ahora mismo un auténtico polvorín de contagios.

2019_06_10 Nadal Monde

Nueva realidad

Lo cierto es que tal vez sea mejor que se replanteen qué sentido tendría finalizar una temporada sin la mitad de los Grand Slam disputados, tres cuartas partes de los Masters 1000 cancelados y la gira indoor en entredicho por la temeridad que jugar en espacios cerrados. A efectos de ránking se congelaron los puntos y tal vez será mejor empezar de cero en enero. Tampoco le veo sentido que se disputen las finales ATP y WTA con solamente un Grand Slam disputado y tan pocos puntos en la clasificación de 2020. Los maestros y maestras seleccionados podrían sorprender a más de uno. Viendo el movimiento de varias federaciones a nivel mundial, creando circuitos internos sin salir de sus fronteras, puede que se estén poniendo las bases para el tenis que vendrá hasta 2021. Una larga pretemporada para las cien mejores raquetas españolas antes de retomar una nueva realidad incierta pero muy alejada a la que hemos conocido todos hasta el pasado mes de marzo.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja una respuesta

*

Acepto la politica de privacidad *