Guillem Servera, nuestro Presidente

2017_09_27 Guillem Servera

“Le llamábamos ‘nuestro Presidente'”, comentaba Jaime Nadal. El antiguo delegado del Mallorca Atlético recuerda con nostalgia al recientemente fallecido Guillem Servera. Una persona entrañable y un directivo de los que solamente quedan en el fútbol modesto. Nos dejó este martes a los 74 años. No era una persona extremadamente expuesta ante los medios. Trabajaba en la sombra. “Trabajaba por amor al club y sin ánimo de lucro”, recordaba Paco Galmés. El también directivo del fútbol base mallorquinista pasó muchas tardes junto a él tanto en el campo del Miquel Nadal como anteriormente en Son Sardina.

Servera era un directivo de la vieja escuela y vocacional. Ahora son profesionales de carrera.

Vocación y valores

Llegó en 1986 de la mano del presidente Contestí. Antes había sido el hombre fuerte del fútbol base del CIDE. Movía los hilos. De allí salieron Nando Pons, Chichi Soler o Marcos Martín de la Fuente. Servera llegó para poner orden y ser el máximo responsable del fútbol base y, en concreto, del Mallorca Atlético. Un filial con estructura independiente del resto. Su estancia en el club duró hasta que llegó Vicente Grande. Toni Prats, desde la dirección deportiva le repescó. Era alguien entrañable y siempre le gustaba quedar bien con todo el mundo. Tenía una gran humanidad y siempre se preocupaba por los demás. Prioritariamente los más jóvenes del club. Un hombre que intentaba inculcar valores atendiendo también a las familias. En definitiva organizaba la vida de los Prats, Miquel Ángel Moyà y resto de jóvenes promesas. Colegio, transporte y cualquier tipo de problema. Todo ello sin medios económicos ni infraestructura. Algún duro de su bolsillo le habrá costado. Servera era un directivo de la vieja escuela y vocacional. Ahora son profesionales de carrera.

Tomeu Serra, también fallecido recientemente, fue otra de las figuras fundamentales para el despegue del fútbol formativo mallorquinista. Foto: RCDM.
Tomeu Serra, también fallecido, fue otra de las figuras fundamentales para el despegue del fútbol formativo mallorquinista. Foto: RCDM.

Caballero del fútbol

“Era difícil llevarse mal con él“, recuerda Galmés. “Se preocupaba por los chicos que no lo pasaban bien a nivel personal” e insistía en que “sus charlas eran necesarias”. Nadal también recalcaba que “se llevaba bien con todo el mundo”. El delegado del filial agregaba que. Ambos coinciden que “era una persona de fútbol”. Incidiendo Galmés “recibía con un gran trato a todos los rivales, fueran del nivel que fuese”. Nadal también destacaba de su figura un talante por cual “se preocupaba por vocación de velar por el buen comportamiento”. Conmigo siempre tuvo un trato exquisito incluso en los momentos más tensos con el club. Jamás me reprochó nada. Tras el cariñoso saludo que me daba, me iba con la sensación de que aquel hombre estaba de acuerdo con mi posturo. Era un auténtico caballero del fútbol. Caballeroso con los medios, futbolistas, rivales y federativos. Que descanse en paz, Guillem.


Portada: Guillem Servera (izquierda) acompañando a Toni Prats y Óscar Montiel (RCDM).

Sobre Tomeu Terrasa

Comunicador dedicado durante más de 30 años a la información deportiva. Ha narrado al RCD Mallorca en Primera y Europa además de acompañar a Moyà y Nadal alrededor del mundo desde 1997.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *