Solo ante el peligro

Vázquez en su área técnica antes del partido ante el Zaragoza. Foto: Fútbol Balear.

Dicen que el fútbol es justo, que te da y te quita. Pero el fútbol es distinto según la categoría y hay que reconocer que la Segunda División española pertenece a un fútbol esquizofrénico y lleno de locura. Esto es lo que llevan viviendo los mallorquinistas durante cuatro años.

Señalado

Ser entrenador es muy difícil y serlo en esta división lo es más. Para Vázquez esto no iba a ser distinto. Le señala una afición que tiene ganas de señalar a alguien porque sigue permanentemente hablando de un ascenso que depende de mil factores conseguirlo. La prensa -alentada por la afición- habla de sustitutos y de fin de la Era Vázquez. Un entrenador se dedica a preparar a sus jugadores lo mejor posible y a tomar decisiones referentes al juego para afrontar con el máximo de garantías posibles los partidos. El problema es que existen pocas garantías en la Liga 1|2|3 y basta ver los partidos y los resultados. Al fin y al cabo, el entrenador es el que se encuentra solo en estas situaciones ante los problemas debido a que toma decisiones y por culpa de resultados.

Lo que necesitamos las personas ante una situación de presión alta, es ganar control sobre ella.

Ante todo esto, es fundamental mantener enfocados los objetivos concretos de preparación de los futbolistas y no dejarse llevar por el estrés o por las emociones. Ganar al Córdoba no pasa por hacer cambios repentinos resultantes de esta presión, sino que pasa por conocer qué jugadores van a dejarse la piel cómo se la dejaría él si pudiese saltar al verde. Es decir, lo que necesitamos las personas ante una situación de presión alta, es ganar control sobre ella.

Vázquez dialogando con su staff en el banquillo de Son Moix. Foto: Fútbol Balear.
Vázquez dialogando con su staff en el banquillo de Son Moix. Foto: Fútbol Balear.

Toma de decisiones

Vázquez necesita tener los temas bien amarrados y no dejarse ir por la situación. Buscar las decisiones que le hagan tener más garantías de seguir compitiendo para ganar. Toca reflexionar sobre los jugadores que tiene en plantilla, distinguiendo los que están etiquetados como “buen jugador” y los que al margen de etiquetas se “matan” por ser un buen jugador. En Segunda el verbo ser no existe. No existe el “somos de Primera”, ni “este equipo es mejor o peor”. La división de plata sólo usa el verbo demostrar y, en general, los partidos los ganan los que tienen más ambición por “ser de Primera” o “ser mejor equipo”.

La “trampa del tipo test”

El míster no debe caer en esa situación que todos habremos sufrido: tienes un examen de cuatro alternativas de respuesta, eliges una y -bajo la ansiedad de no estar seguro- la cambias en el último instante. Cuando ves que la has fallado sientes una gran culpa. Vázquez tiene que ganar seguridad en la situación apostando por lo que él cree que le aporta más garantías y no volverse loco por las circunstancias. Dado que, así cómo ahora no va del todo bien, todos sabemos que si se ganan un par de partidos, Vázquez es Dios. Empecemos a comprender que el fútbol de Segunda no es el mismo que el de Primera. No podemos analizar lo mismo que se analizaba en Primera. Aún cabe la alegría.

Ganar control, adquirir compromiso en el equipo para afrontar la situación y no ver el partido del viernes con miedo. Sino afrontarlo como un reto. El Córdoba necesita ganar y le tememos. Pero no nos olvidemos que nosotros también podemos hacerlo.

2016_07_10 Logo psicologo

Sobre Óscar Bueno

Psicólogo deportivo mallorquín y entrenador avanzado de fútbol. Trabaja con deportistas profesionales y amateur, jóvenes y veteranos de distintos deportes. Ha colaborado con el RCD Mallorca, BSA-Palma Air Europa o la Vilas Tennis Academy. Puedes encontrar más en www.oscarbueno.es

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *